Justo y merecido
Yendrick Ruiz abrió el camino al triunfo de Herediano, en tanto Delberth Cameron no pesó en el juego limonense. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Justo y merecido

Herediano busca la victoria y se la encontró ante Limón

El equipo que intenta ganar está más cerca de lograrlo siempre. Eso le pasó a Herediano, que urgido de sumar de a tres, enfrentó a Limón con la convicción de quedarse con los tres puntos.

201302132334460.a33.jpg
Al final lo logró, no fue nada fácil, los porteños se resistieron ya hasta lucharon por al menos alcanzar un empate, pero no les alcanzó y al final de los 90 minutos el marcador fue de 2 a 1.
El partido tuvo mucho roce, demasiada falta que le quitó ritmo y eso favorecía a los porteños, que de esa manera lograban mantener a la ofensiva local lejos de la meta del portero Erick Sánchez.
Mauricio Solís apostó a la calidad, al toque, al espectáculo y para eso ubicó a Ismael Gómez junto a Yosimar Arias y José Sánchez, demasiado talento junto, que tuvo que alterar a los 21 minutos cuando tuvo que sacar a Arias, lesionado, por Elías Aguilar.
Por más que lo intentaban, la verdad que fueron muy pocas las alternativas reales que tuvieron de cara a la meta de Sánchez, salvo unos tres remates de media distancia, que el cancerbero controló.
Limón por su parte, contrario a lo que ha mostrado en otros partidos, estuvo más plantado en su medio campo, con muy poco poder ofensivo, denotando que las ausencias de Henry Kooper y Myron George tienen un costo muy alto.
Pese a todo eso, al final de los primeros 45 minutos logró el primer cometido, que era irse al descanso ileso, sin sorpresas ni goles en contra.
Pero en la complementaria, Solís, aparte del toque en la medular, reforzó la ofensiva, sacó a un hombre de marca, que estaba sobrando como Carlos Hernández, y metió a Olman Vargas y pronto tuvo resultados positivos.
La apertura se dio al minuto 50 cuando Vargas abrió a Sánchez quien envió un centro justo donde llegaba Ruiz, para con certero cabezazo mandar el balón a descansar en el fondo de la red.
Limón perdió el orden, dio ventajas y antes de lo esperado, ya tenía el segundo gol en contra, un golazo por cierto, obra de Ismael Gómez, quien tomó un rechazo dentro del área y sin dejar que la pelota se ensuciara, la mandó al fondo del marco.
A partir de allí el juego se reacomodó, Fallas intentó ordenar y sacar al equipo, adelantó las líneas y poco a poco salió del letargo, aunque ya era tarde para al menos conseguir alcanzar el empate.
El descuento sí se dio, en una buena combinación de pases y el centro de Jesús Camacho que el novel Kieshan Davis remató de cabeza y puso el balón lejos del alcance de Daniel Cambronero.
Ya no hubo tiempo para más, Herediano ganó y ganó bien, en tanto Limón sufrió la tercera derrota en fila.

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios