Enviar

Oreja 43 años tiene Ismael Cala

ENTREVISTA

 “Hay que soñar en grande”

Ismael Cala, periodista de CNN en Español, conversó con Magazine

201308272258400.m2.jpg
Ismael Cala afirma en su libro “El poder de escuchar” que tiene muchas más experiencias que compartir, por lo que piensa publicar más libros en el futuro. Cortesía Ismael Cala/La República
Sincero y honesto hasta las entrañas, para transmitir un mensaje de vida positivo y alentar a las personas a que enfrenten sus miedos y logren sus sueños: así es Ismael Cala.
El periodista de CNN en Español de origen cubano está de visita en el país para participar en el evento motivacional Costa Rica Go! hoy, y para compartir su libro “El poder de escuchar”.
Cala conversó con Magazine y ahondó en su primera publicación, en la que cuenta anécdotas muy íntimas y señala que el “escuchar” a las personas es clave para alcanzar el éxito. También nombró al astronauta nacional Franklin Chang como un ejemplo a seguir.

En su libro habla del “tercer oído” para aprender a escuchar, ¿todos lo pueden tener?
No todos tenemos ese tercer oído pero todos lo podemos construir. Es un oído imaginario, de concepto, de tratar realmente de aprender a escuchar y uno decir bueno no tengo la verdad absoluta en la vida, pero hoy voy a despojarme de mi ego y voy a tratar de seguir creciendo como ser humano, y uno crece cuando aprende.
El tercer oído es cuando uno conscientemente se pone en función de explorar todo lo que está alrededor y seguir aprendiendo.

No se trata de suerte sino de astucia y sensatez…
La suerte puede darte unos golpes de crear momentos específicos donde la vida te puede cambiar, y de verdad esas cosas existen, yo no digo que no, pero yo creo más en el poder que tenemos las personas de co-crear con Dios nuestra ruta, nuestro destino y sobre todo prepararnos para que cuando el éxito llega —la oportunidad precisa llega—, uno tenga los recursos y las herramientas para saber aprovecharlas.

Usted es de los que promueven el “Apunta a la Luna. Incluso si fallas aterrizarás entre las estrellas”
Efectivamente, siempre digo hay que soñar en grande aunque Dios tenga que venir a nuestro rescate, porque mucha gente dice “cómo me voy a atrever a soñar tan alto, tan grande”.
Siempre pongo el ejemplo de (Franklin) Chang, el astronauta costarricense, porque yo digo en Costa Rica a quién se le hubiera ocurrido que hubiese un astronauta, bueno fue alguien que tuvo realmente la pasión, alguien que realmente miró las estrellas y las juntó a lo lejos y poco a poco lo hizo realidad.

En el libro revela anécdotas muy personales, ¿le dio miedo el “desnudarse” tanto para el público?
Uno siempre tiene miedos pero justamente el saber escuchar y el crecer como ser humano, es irse despojando de los miedos poco a poco. Yo tuve una adolescencia, como cuento en mi libro, traumática, porque tenía una autoestima muy frágil, pero justo hace 15 años vengo en un proceso de crecimiento espiritual y personal y de una reafirmación de mi identidad como ser humano, y muchos de esos miedos se han perdido y ahora puedo compartir y hablar sin miedo de la esquizofrenia de mi familia, de los suicidios que rodean mi vida, de lo cerca que están esos fantasmas.

¿Hubo algo que pensó dos veces antes de incluir en este libro?
Sí, el tema de los suicidios, de las enfermedades mentales, hay mucho tabú todavía con eso. Precisamente, mientras yo escribía el libro ocurrió la masacre de los niños en una escuela de Connecticut, y justamente se descubrió que la persona que lo hizo tenía algún tipo de enfermedad mental.
Hay mucha asociación de temas de violencia con personas que sufren de enfermedades mentales y me daba un poco de miedo que estas cosas se malinterpretaran. Luego me dije “mira si vas a hacer esto con miedo, no lo hagas”, porque siempre va a haber un “indigente espiritual” como dice un amigo mío, que no logre entender el mensaje, que lo distorsione y lo cambie. Uno no tiene control sobre eso.

¿Se considera un luchador de vida?
Creo que hay mucha gente que se conecta con mi historia, muchos jóvenes que ven que ha habido una lucha de migraciones, no solo geográficas sino de cultura, de integración a países diferentes, yo pasé por eso y la gente lo ve como un ejemplo.

Carolina Barrantes
[email protected]
 

Ver comentarios