Luis Alberto Muñoz

Luis Alberto Muñoz

Enviar
Viernes 10 Octubre, 2014

Ya no es suficiente con simplemente aumentar la productividad, es necesario encontrar valor


Entre cielo y tierra

Costa Rica no debe dejar pasar la oportunidad de entrar en el proceso de innovación y desarrollo de la competitividad.
Ya han sido varios intentos por parte de distintos gobiernos para conformar una comisión, un consejo o alguna especie de grupo que ayude al país a resolver su entrabamiento y le permita ingresar, como lo han hecho otras naciones, en el desarrollo de la innovación como motor de su economía.
Sin embargo estos intentos han fallado debido a que este tema se ha tratado de resolver de una manera política y no empresarial.
Es necesaria la construcción de una verdadera estructura público-privada, en la cual participen empresas y los sectores encargados de impulsar el desarrollo tecnológico, junto con la academia, para desencadenar un proceso innovador en las capacidades productivas nacionales.
Para economías aún rezagadas, como la nuestra, intentar mejorar su competitividad solo mediante la adopción de tecnologías, es un remedio engañoso.
Las empresas en países como el nuestro deben tener la capacidad de diseñar y desarrollar productos y procesos de último orden, para tener una ventaja competitiva y poder avanzar hacia actividades de mayor valor agregado.
Aquí es precisamente donde se encuentra el mayor problema para Costa Rica, pues durante las últimas décadas ha sido incapaz de generar políticas públicas que efectivamente ayuden a la consecución de tal evolución productiva de manera determinada.
Ahora bajo los nuevos intentos y aires de la administración entrante, el consejo de competitividad verá nuevamente la luz, con aires de esperanza.
Sin embargo, la tarea que le aguarda es ardua y de vital importancia para nuestro futuro.
El reto debe ser tomado con la altura que las circunstancias lo exigen. Nuestro país pierde en su capacidad para competir, en buena medida porque el Estado no hace parte.
Su rol de facilitador de las capacidades productivas de nuestra sociedad es más urgente, además, para generar empleos de buena calidad y que den esperanzas a los miles de graduados universitarios cada año.

Luis Alberto Muñoz Madriz

@Luisalberto_cr