El secreto mejor guardado por Solís
Enviar

Partidarios y ajenos pero con experiencia integrarían gabinete

El secreto mejor guardado por Solís

Anuncio del equipo sería a mediados de Semana Santa

Pasada la euforia de la victoria, el reto de Luis Guillermo Solís es seleccionar adecuadamente el equipo que lo acompañará durante los próximos cuatro años.
El Presidente electo busca una mezcla perfecta entre partidarios, “outsiders”, tecnócratas y políticos con experiencia, que le ayuden a pasar con buen suceso su aventura gubernamental.
Como político colmilludo que demostró ser durante campaña, Luis Guillermo sabe que de los nombramientos que haga no solo dependerá la tranquilidad de los sectores productivos en los próximos días, sino también el éxito o fracaso de su Gobierno.
Bajo esa premisa, Solís ha tomado en serio la tarea, y en vez de volver su mirada únicamente hacia los de la casa, acudirá a los mejores hombres y mujeres que pueda seleccionar, siempre y cuando se comprometan con los planes para estos cuatro años.
En ese sentido, Luis Guillermo ya dio los primeros pasos al nombrar como voceros de diversos temas a una gran cantidad de especialistas, intelectuales y académicos para que defiendan las propuestas del PAC.
Entre ellos, hay varias exfiguras del PUSC como es el caso de Ana Helena Chacón y Helio Fallas, así como otras figuras que trabajaron en gobiernos de ese partido como Carlos Obregón.
Aunque el Presidente electo ha descartado que todas las vocerías son parte del gabinete, tampoco lo ha desmentido, por lo que algunos de ellos podrían sumarse al Poder Ejecutivo a partir del 8 de mayo.
“Es importante que haga un equilibrio. Él sabe que su éxito se debe a muchos partidarios, pero también sabe que el PAC será puesto a prueba y que debe acudir a gente de afuera para hacer el mejor Gobierno”, expresó Claudio Alpízar, analista y columnista del diario LA REPÚBLICA.
Aunque en principio todos los puestos son importantes, lo cierto del caso es que algunos son más relevantes que otros por la situación del país.
Debido a los problemas fiscales y el costo de la vida, los nombramientos del ministro de Hacienda y del presidente del Banco Central serán de vital importancia.
Por ello, Luis Guillermo retendrá el conocimiento de esos nombres hasta mediados de Semana Santa.
Igual es el caso del nuevo jerarca del MOPT, debido a los graves problemas de infraestructura.
Otro ministerio clave es la Cancillería, pues durante los últimos cuatro años, las relaciones externas de Costa Rica dieron muchos tumbos en temas como La Trocha y la invasión de Calero.
En el plano político el puesto más relevante es el del ministro de la Presidencia, el cual será el encargado de fungir de enlace con un Congreso ampliamente dividido entre diez partidos.
Mención especial requieren instituciones como la Caja y el ICE, las cuales se encuentran en la mira de los costarricenses por el eventual descalabro de la primera y el costo de la energía, respectivamente.
Un problema que podría enfrentar Luis Guillermo para atraer talento a su gabinete, está relacionado con el salario que devengarán los ministros.
Para nadie es un secreto que los ¢3 millones son insuficientes para atraer a los mejores prospectos en algunos casos, así se quejaron Óscar Arias y Laura Chinchilla, los últimos dos expresidentes cuando formaron su equipo.

201404062309080.n55.jpg

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios