El camino correcto
Enviar

Análisis/Opinión

Enfermedad económica mundial nos contagia

El camino correcto

Conciliación y sudor son las soluciones

Altas tasas de interés, restricciones en el crédito, lucha contra los capitales golondrina, fueron una parte principal de los problemas que abordó el programa macroeconómico presentado ayer por Rodrigo Bolaños, presidente del Banco Central.
Estos fenómenos complejos los sufrimos en nuestro día a día, se reflejan en el desempleo creciente, la dificultad para vender nuestros productos y servicios, incluido el turismo, en los mercados exteriores, y el incremento en el costo de la vida.
Estas dificultades tampoco son exclusivas de Costa Rica.
La cruda realidad económica en España, Grecia y Estados Unidos, es una advertencia de lo que nos podría pasar si no tomamos medidas correctivas a tiempo, sobre todo a partir de la urgencia de curar nuestra principal enfermedad, el galopante déficit fiscal.
Por eso mismo, es crucial en este momento preguntarnos si hemos aprendido algo como país sobre la crisis financiera mundial, y especialmente si estas lecciones se están traduciendo en medidas correctivas.
Para tomar el camino correcto requerimos al menos tres medidas fundamentales que nos den la estabilidad necesaria para crecer. Estas implican una conciliación de los objetivos de los sectores público y privado, así como una disposición de parte de todos para trabajar un poco más duro en un entorno económico lento a nivel global.

Luis Alberto Muñoz
[email protected]

Ver comentarios