Enviar
Sábado 2 Junio, 2012


En este pequeño y pobre país, conviven dos tipos de instituciones públicas: las ricas y las pobres

Dos estados: el rico y el pobre

Tuve la experiencia de visitar, en un mismo día, un ministerio y posteriormente tener que reunirme con un personero de una de las principales y más rentables instituciones públicas del estado y comprobar que definitivamente en este pequeño y pobre país, conviven dos tipos de instituciones públicas: las ricas y las pobres.
En el grupo de las instituciones “ricas” existen elementos comunes tales como, alta inversión en publicidad, ejecutivos muy bien pagados, instalaciones modernas muy bien decoradas, vehículos del año para los altos jerarcas, no se escatiman recursos en viáticos y capacitación, los directivos gozan de dietas y privilegios especiales, y solo para redundar la idea, es común encontrar equipo y tecnologías de avanzada en las oficinas, así como que el personal se maneje con tecnología de comunicación de punta para el desempeño de sus funciones.
Pero existe un segundo grupo de instituciones en donde solo conseguir la atención de la secretaria es toda una proeza y requiere de altas dosis de paciencia, las instalaciones son viejas, sucias y descuidadas, sin ningún tipo de decoración, y solo los más afortunados se les logran ver con algún tipo de tecnología de punta.
Planificar una gira requiere necesariamente pasar por ver si hay vehículo disponible poniendo como única condición que funcione y sin la garantía de que te puedes quedar botado. Eso sí, y es requisito, estar muy bien conectado con los que temporalmente ostentan el poder, disfrutan de pasantías, días de campo, y capacitaciones (internas y externas) con alguna regularidad y justificadas para lograr un buen desempeño en el ejercicio de sus funciones.
Dejo a la imaginación del lector la conformación de la lista de las instituciones en cada uno de esos grupos, pero solo para que tengan una idea, existió un ministro que solicitó a una institución presupuesto para comprar café y bocadillos para poder atender a los que le visitaban; y más recientemente se hizo una “banca” entre un grupo de instituciones ricas para comprarle al ejecutivo un pronter para que nuestra querida presidenta diera el discurso del primero de mayo utilizando tecnología de punta.

Mynor Retana C.
Ingeniero
mretanaca@gmail.com