Enviar
Viernes 12 Septiembre, 2014

Del 2012-2013 Escocia generó el 9,1% de los impuestos recaudados del Reino Unido


Crece deseo de independencia en Escocia

El Reino Unido está paralizado a siete días del voto. Últimas encuestas indican un auge a favor de que Escocia se independice. La encuesta YouGov muestra intenciones de voto reñidas.
La clase política unionista se ha puesto a correr: de repente “cayó la peseta” de que durante este parlamento el Reino podría perder una joya. Durante una estadía tradicional que realiza anualmente a Balmoral —una de muchas propiedades de la Corona en Escocia— se reportó que la Reina Isabel II se encuentra “muy preocupada”.


Medios de prensa y políticos la han empezado a apelar, pidiéndole que deje de lado la neutralidad histórica en temas políticos, para declararse sobre el tema. El martes, el primer ministro conservador David Cameron y el líder de la oposición laborista Ed Miliband, salieron de emergencia para el país de la Altura en un último esfuerzo para seducir a la población. Inclusive el ex primer ministro británico poco popular, Gordon Brown de origen escocés, ya es otra cara de la campaña del “No”.
Al parecer los refuerzos llegan demasiado tarde, la reacción del público ha sido tajante en entrevistas y en RRSS: la incoherencia de Cameron al rechazar participar en debates, las fuertes medidas de austeridad impuestas por la coalición actual en contraste con las políticas sociales del parlamento escocés y la hipocresía de las elites políticas que solo viajan a Escocia en épocas de caza de lagópodos y ciervos.
La victoria del “Sí” sería un hito histórico y viendo algunos datos, no se trata de un resultado improbable. Desde el inicio del año, ha duplicado la cantidad de indecisos que ahora dicen “Sí”. Detrás de este movimiento popular se encuentra el deseo de salvaguardar una economía que goza de óptima salud: en los últimos dos años el PIB de Escocia creció un 2,4% y el número de desempleados disminuyó en 35 mil personas.
Del 2012-2013 Escocia generó el 9,1% de los impuestos recaudados del Reino Unido, con el 8.3% de la población. El ingreso per cápita en Escocia fue de £10mil versus £9.200 por persona en el Reino Unido como conjunto.
En 2012 Escocia se hubiera posicionado, si fuera país independiente, en el puesto 14 de los países más pudientes de la OCDE en términos de PIB per cápita, mientras que el Reino Unido en el puesto 18.
Siete de los diez países más ricos, tienen una población menor a 10 millones de habitantes y no todos tienen las ventajas económicas y recursos naturales de Escocia, sin embargo son independientes y pueden decidir como disponer del 100% de sus recursos.
Políticamente, los del “Sí” reclaman un parlamento representativo, como lo sería en Edimburgo ya que en la actualidad, solamente un 9% de los “MPs” del cuerpo político londinense que toma las decisiones transcendentales, representa el pueblo escocés.
El mensaje del “Sí” cada vez está más claro para Salmond: “El 18 de setiembre pongamos el futuro de nuestro país en las manos de los escoceses, no en las manos de la elite desacreditada de Londres. Escocia es uno de los países más pudientes del mundo y nuestro pueblo debe poder disfrutar de esta riqueza”.

Salvatore Coppola Finegan

Historiador y lingüista
Miembro Foro de Guanacaste