Enviar
Miércoles 26 Marzo, 2014

La influencia de los nichos de aventura y su efecto sobre las dimensiones del turismo en Costa Rica


Costa Rica, un país para la aventura

La historia reciente del desarrollo del turismo de aventura en el país, es fiel reflejo de la cruda realidad acaecida debido a la falta de recursos y de turistas en décadas anteriores. Es por eso que su actual desarrollo y posicionamiento tiene una historia matizada por sacrificios y logros.
Desde un punto de vista histórico, los avances en el turismo de aventura en Costa Rica han sido notables. Es importante tener en cuenta que un pequeño grupo de pioneros se comprometió a explorar nuevas regiones desconocidas en aquel entonces, tomaron acción, incluso en extremas o anormales condiciones climáticas asociado a la incredulidad de las poblaciones de interacción.
Aunque viajar en aquella época fuese desafiante e inseguro, ello no detuvo a esos precursores a desplazarse, dejando atrás la comodidad de sus hogares y las facilidades que brinda la ciudad. Hoy se han forjado numerosas innovaciones en los últimos 30 años cambiando definitivamente la forma de viajar.
Estas innovaciones repercutieron directamente en el incremento de infraestructura, hospedaje, equipos, seguridad, de igual forma, favoreciendo enormemente a las comunidades alrededor del país. A la postre, surgió el turismo rural, el ecoturismo, entre otros, cuya amalgama aumentó fundamentalmente los gastos de los turistas en Costa Rica.
Conexo con el aumento de las inversiones en empleos en el nicho de aventura, optimizándolo considerablemente y difundiéndole a través de todos los medios de comunicación alrededor del mundo, posicionando a Costa Rica como uno de los mejores destinos de aventura.
Este tipo de turismo cautiva a millones de viajeros y Costa Rica es uno de los países con un alto potencial, cada vez más atractivo, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, permitiendo un mayor intercambio cultural con diferentes personas creando una sinergia específica, despertando reflexiones sobre la fragilidad de los entornos, penetrando más profundamente en las comunidades y contribuyendo plenamente a sus economías locales.
Con el crecimiento de esta forma de viajar entra la tendencia hacia la creciente profesionalización del sector; en nuestro país, las empresas de turismo de aventura se esfuerzan arduamente por mejorar sus prácticas empresariales, sus sistemas de seguridad, su equipamiento, su tecnología y la interacción con el medio ambiente. Sus invaluables aportes y su cuota de participación en el mercado son cada vez más distintivas e incluso han influido ciertamente en la creación de políticas de desarrollo ambiental, cultural, comunitario, entre otros.
EXPOTUR, en su edición 2014 y al celebrar 30 años, consolidándose como la principal bolsa de comercialización turística del país, desea honrar este nicho, cuya contribución refleja un soporte vital para la integralidad del turismo en el país. Su herencia ha provisto el ambiente idóneo para la inversión local y extranjera. Adicionalmente, sus aportes al desarrollo del turismo rural han sido indiscutibles creando mano de obra directa y abriendo nuevos espacios para la interacción y creación de nuevas empresas a nivel nacional.

José Llaguno Granados

Director ejecutivo, ACOPROT