Enviar

CINE

Cannes aplaude al amor resquebrajado de Jessica Chastain

201405192156150.m7.jpg
"The Disappearance of Eleanor Rigby", firmada por Ned Benson y protagonizada por Jessica Chastain y James McAvoy. Internet/La República
Por primera vez en su historia, la 67 edición del Festival de Cannes   proyecta en competición el nuevo montaje de una película estrenada antes de llegar a la Costa Azul francesa, "The Disappearance of Eleanor Rigby", firmada por Ned Benson y protagonizada por Jessica Chastain y James McAvoy.
La cinta, nominada al premio a la mejor ópera prima del certamen la Cámara de Oro, se proyectó con otra estructura en el pasado Festival de Toronto, pero los programadores de Cannes han aceptado como nueva la versión actual, en competición en la sección paralela Una Cierta Mirada.
Es el resultado de nueve años de trabajo de Benson (Nueva York, 1977) para glosar, a escala humana, una historia suave de amor resquebrajado e identidades descompuestas en una pareja que se enfrenta a un evento fatal.
"Hubiera valido cualquier tragedia. Lo importante es lo que pasa después y cómo se comporta la pareja", dice Benson en una terraza a orillas del Mediterráneo y ante varios medios de comunicación.
Esa fractura provoca que los protagonistas deambulen por la mitad de sus 30 años sin rumbo, dos personas erráticas que se siguen amando mientras su vida de pareja se desmorona.
Para ello, el director pone delante de la cámara a una buena amiga, a quien conoció cuando tenían 25 años y ambos empezaban a meter la cabeza en el mundo del cine. Se encontraron en un festival de cine en Los Ángeles. Benson fue para proyectar un corto, Chastain porque le tocaron las entradas en un sorteo.
"Hola, soy Jessica. ¿Tú eres el que ha rodado eso? Acabo de graduarme como actriz y quiero trabajar contigo", le dijo.
Más de una década después, y convertida en una musa planetaria con nominaciones al Óscar ("The Help" y "Zero Dark Thirty"), Chastain (California, 1977) se ha volcado con el primer film de Benson, del que es coproductora.
Respetando la jerarquía del autor, la intérprete ayudó a preparar el guion en el que también borda su trabajo James McAvoy y en la que Viola Davis pone unas gotas de humor ácido.
Es una historia de dos chicos neoyorquinos que se enfrentan a la soledad con desacierto y resignación y cuya separación les hace regresar a sus respectivos hogares familiares.

Cannes/EFE

Ver comentarios