Apple y Samsung desarrollan reloj inteligente
El SmartWatch de Sony, repleto de funciones y en venta desde hace más de un año, no deslumbra a las masas. Internet / La República
Enviar

TECNOLOGÍA

Apple y Samsung desarrollan reloj inteligente

Dispositivos permiten realizar llamadas, verificar coordenadas de mapas y monitorear actividad física

En tanto el crecimiento se frena en el mercado de teléfonos portátiles que mueve $358 mil millones, Apple Inc. y Samsung Electronics Co. están desarrollando relojes digitales que permiten a los usuarios realizar llamadas, verificar coordenadas de mapas o monitorear su actividad física.
Tal vez les convendría hablar con Sony Corp. de Tokio, cuyo SmartWatch, repleto de funciones y en venta desde hace más de un año, no deslumbra a las masas.


Con un precio de $130, el reloj de pantalla táctil de 3,3 centímetros (1,3 pulgadas) se conecta en forma inalámbrica con los teléfonos inteligentes Android que utilizan la tecnología Bluetooth. El aparato alerta a los usuarios sobre llamadas y les permite responder correos electrónicos o textos con una serie de mensajes previamente escritos. Incluso se conecta con Facebook Inc. y Twitter Inc. y controla la biblioteca de música del usuario en el teléfono.
El SmartWatch, que tiene aproximadamente el tamaño de un iPod Nano, es un sucesor levemente más pequeño del reloj LiveView de Sony.
Introducido en 2010, tenía características más restringidas y problemas que lo limitaban. El modelo más nuevo es más elegante, aunque los usuarios no pueden ingresar mensajes y a veces requiere una carga diaria y una conexión estable para decir la hora en forma confiable.
“Sony se adelantó a sus rivales para lanzar un reloj, pero se necesita más que una idea para crear un producto exitoso”, dijo Keita Wakabayashi, analista de Mito Securities Co. en Tokio, que pone a las acciones una nota neutra positiva. “Hay que generar un producto con funcionalidades que la gente quiera y comercializar el producto como corresponde”.
La firma de investigación de mercado en el área de tecnología ABI Research estima que este año se venderán globalmente 1,2 millones de estos relojes digitales, generando unos $370 millones en ventas. Hacia 2015, proyecta ABI, las ventas aumentarán más de 20 veces.
La promoción que hizo Sony del suyo ha sido, no obstante, tentativa.
“Es un accesorio para teléfonos inteligentes y no un producto para el que esperábamos envíos enormes”, dijo Yu Tominaga, portavoz de Sony, que se negó a decir cuántos relojes ha vendido la empresa. Las ventas “no han sido nada malas”.
La empresa supone que las ventas crecerán a medida que Sony y otros desarrolladores enriquezcan la biblioteca de más de 200 aplicaciones del reloj. Su atractivo es limitado porque solamente es compatible con dispositivos que funcionan con Android.
Roger Kay, presidente de la firma investigadora de mercado Endpoint Technologies Associates, dijo que el SmartWatch es demasiado caro para un complemento, necesita demasiada energía y fue demasiado problemático en el momento de su introducción.
La imposibilidad de Sony de generar arrastre con el SmartWatch es la última de una larga línea de ventajas de ser el primero que el gigante de la electrónica ha desperdiciado. El Walkman y el Discman dominaron el mercado global de reproductores de música portátiles durante decenios antes del advenimiento del iPod en 2001.

Bloomberg


Ver comentarios