Enviar
¡Algo no anda bien!
A ocho días de iniciar la eliminatoria la selección es un cúmulo de dudas

Un solo gol le bastó a Guatemala para vencer a Costa Rica en el segundo partido amistoso previo al inicio de las eliminatorias que arrancan el próximo viernes.
Pero más que una derrota, los chapines, sin ser un gran equipo, sirvieron para desnudar a una selección nacional que falló en todas las líneas y que, de cara al inicio ante El Salvador, deja un ambiente nada alentador.
El equipo de Jorge Luis Pinto, pese a tener a más legionarios, fue peor al que hacía ocho días venció a Guatemala, en partido igual de malo, pero en el que, al menos, se ganó.
Heiner Mora, Roy Miller, Bryan Oviedo y Michael Barrantes, quienes se unieron al equipo para este partido, no representaron ningún avance, las esperanzas de crecimiento con su presencia se desvanecieron muy rápido.
Y es que para reflejar lo mal que se vio Costa Rica ante un rival directo, de esos a los que se debe enfrentar de tú a tú, en los más de 90 minutos que duró el compromiso solo se efectuó un remate a marco.
El no tener un guía, esa figura que se eche el equipo al hombro, el 10, se nota, se siente, ya que pese a tener muchos “delanteros”, estos están lejos del marco rival.
Costa Rica jugó a no perder en Guatemala, posiblemente poniendo en práctica lo que se hará en las eliminatorias cuando se sea visita, pero no le funcionó, porque en defensa estuvo mal y en ofensiva peor.
A los chapines solo se les debe marcar a un jugador, ese es Carlos Ruiz, sus goles son más que conocidos, no se le puede dar espacio porque anota, y aunque cueste creerlo, Costa Rica se lo dio.
Y lo peor, el gol de los chapines, vino de una acción de balón parado en la que Roy Miller se quedó parado, habilitó a Ruiz, quien en solitario (increíble, ¿verdad?) de cabeza hizo el único gol del juego.
La estrella, “el crack”, Joel Campbell no llegó, no hizo ni una sola jugada digna de sus condiciones y mucho menos de lo que se espera de un jugador de su nivel.
Costa Rica se vio mal, sin ideas, incapaces de dar tres pases seguidos, de llegar al marco de Ricardo Jerez, de merecer un gol, de hacer algo digno, la Tricolor se vio mal.
La derrota es secundaria, lo que deja es lo malo, un equipo, que de cara al inicio de las eliminatorias, se ve muy, pero muy mal y Brasil, de no hacer Jorge Luis Pinto una maravilla, será un sueño.

Cristian Williams
[email protected]
Ver comentarios