Enviar
Al filo de la navaja
España gana tras tenso partido en el que jugó 87 minutos bajo el riesgo de ser eliminado

Jugando con el alma vendida hasta el minuto 87’, porque bastaba un gol para dejarlos fuera, la selección de España, no solo favorita del grupo C, sino también para que renueve su título de campeón, derrotó ayer a Croacia 1 a 0, lo eliminó y se clasificó de primera para los cuartos de final de la Eurocopa.
Entendámonos. No fue que Croacia dominó a los españoles y los llevó por el camino del calvario, pero lo cierto es que desde el minuto 36, cuando llegó la noticia del gol de Italia ante Irlanda, quedó claro que Croacia estaba siendo eliminada y requería un gol, mientras España tenía que mantener la igualada o anotar para su tranquilidad, porque si le anotaban lo mandaban para la casa.
Hasta ese momento, y después también, la posesión de balón fue española, que buscaba el juego primero por el centro, con un Andrés Iniesta no muy acertado como otras veces, y también por las puntas con Silva y Jordi Alba.
Los croatas esperaban. Bien parados con línea de cuatro al fondo y línea de tres en la contención, cerrando los espacios al centro por donde Iniesta y Hernández suelen hacer daño, lo que aisló a Fernando Torres, que tuvo que salirse de su zona para buscar balones. Silva y Alba insistían por las alas, pero eran cazados por los volantes y luego los laterales croatas. Tampoco practicó mucho la Roja los remates de media distancia, debido a la muralla que tenía al frente.
La complementaria fue una lucha contra el reloj. Los croatas estaban conscientes de que necesitaban un gol, pero también de que no podían salirse de su esquema, porque abrirle las puertas a España, era en cierta forma entregar el partido; ellos apostaban a que llegaría la oportunidad, y llegó, pero no la aprovecharon.
Fue al 58’, Luka Modric se despegó por el ala derecha y saco un centro preciso y de pronto los españoles vieron como llegaba al encuentro del balón, solo y con toda la ventaja, Ivan Rakitic; los aficionados croatas se prepararon para celebrar y los españoles cerraron los ojos, pero lo cierto es que el cabezazo del mediocampista estuvo al alcance de los reflejos de Iker Casillas y la gran oportunidad por la que había esperado, se le fue al equipo de Slaven Bilic.
Fue entonces cuando los españoles se dieron cuenta de cuán cerca habían estado de una verdadera complicación. El “Bigotón” del Bosque movió el banquillo y llegaron Jesús Navas, por “el Niño” Torres, y luego Cesc Fábregas, por Silva, España tomó la iniciativa e Iniesta mejoró hacia el cierre del partido y luego de otro susto, menos fuerte que el primero para Casillas, se vino el gol ibérico.
Excelente pase de Cesc Fábregas para Iniesta y este no lo piensa ni se la juega y se la da a Jesús Navas que viene en línea con él, para que este la hunda con rabia en la meta croata, escribiéndole un final feliz a una historia que hasta entonces no se sabía si era de terror, ficción o suspenso.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios