Lujo italiano en cuatro ruedas toma Osaka
Enviar
Lujo italiano en cuatro ruedas toma Osaka

Japón quedó consternado en diciembre, cuando un Lamborghini y ocho Ferraris chocaron un domingo en la prefectura rural de Yamaguchi, un acontecimiento que los medios globales calificaron del accidente automovilístico más caro del mundo.
Si bien el costo del choque puede haber asombrado –comprendió 13 vehículos con un valor de estimado de casi $4 millones, según Sports Nippon-, resultó igualmente sorprendente que sucediera a 800 kilómetros de Tokio y que todas las Ferraris estuvieran registradas en Kyushu, la principal isla del sur de Japón.

Incluso después de dos décadas de estancamiento económico, Japón sigue siendo un lucrativo mercado para la empresa automotriz italiana y sus rivales; tanto, que de hecho esas compañías se concentran cada vez más en cómo aprovechar los 400 billones de yenes ($5 billones) de ahorros personales de Japón.
“Cuando la economía empeora, la gente tiende a gastar en cosas que puedan proporcionarles experiencias extraordinarias”, dijo Toshihiro Nagahama, economista jefe de Dai-ichi Life Insurance Research Institute Inc.
“En esta situación podemos observar un aumento de las ventas de artículos extremadamente caros a pesar de que la gente reduce el gasto en las necesidades cotidianas”.
McLaren Automotive Ltd., conocida por su éxito en las carreras de Fórmula Uno, eligió el bulevar principal bordeado de árboles de Osaka para inaugurar la primera concesionaria asiática de su MP4-12C, un auto deportivo de 592 caballos de fuerza que cuesta alrededor de $350.000.
A dos cuadras de distancia, Ferrari SpA alquiló un espacio para exponer modelos como el convertible California HS de $300.000.
Unos 300 kilómetros al oeste, en Hiroshima, Ferrari abrió el invierno pasado su mayor salón de exposición en Asia.
La región de Kansai, en los alrededores de Osaka, tiene especiales posibilidades para McLaren, dijo Takanori Mizuno, gerente de ventas de Hakko Automotive Industries Co., una socia local.
Hakko abrió en marzo un salón de exposición que presenta un MP4-12C anaranjado y un McLaren F1 original que lleva el nombre del extinto piloto brasileño Ayrton Senna.
Ya ha vendido 30 autos, y los nuevos clientes tienen que esperar más de nueve meses para obtener uno, dijo Mizuno.
“Algunos de nuestros clientes pagaron en efectivo y consideraron que el precio era muy bajo”, agregó.
“Otros ni siquiera necesitaron ver al auto antes de comprarlo”.
La compañía automotriz británica abrió una segunda concesionaria en Japón la semana pasada, en este caso ubicada en el distrito Akasaka de Tokio, y espera entregar un total de 60 autos en el país en 2012.
Apunta a contar con ocho sedes en China para 2014, y también inauguró este año salones de exposición en Hong Kong y Singapur.
En su búsqueda de clientes ricos, Ferrari ha apuntado a Hiroshima, una ciudad industrial de 1,2 millones que es sede de Mazda Motor Corp.

Bloomberg

Ver comentarios