Enviar
Sábado 1 Marzo, 2014

El Centro Nacional de la Cultura fue un sueño dibujado por muchos a lo largo de varios años, pero fue en la Administración Calderón Fournier que se concretó


20 aniversario del Cenac


El pasado 21 de febrero se cumplieron 20 años desde aquel maravilloso día en que vio la luz, al abrir sus puertas a la ciudadanía, el Centro Nacional de la Cultura (Cenac).
De los toneles de melaza y maduración de ron y guaro, que guardaban en su memoria más de 100 años de procesamiento de licores, después de tan solo ocho meses ininterrumpidos de trabajos constructivos, cada espacio, cada rincón, renacieron en un centro cultural extraordinario, que hoy, veinte años después, acumula experiencias y programas para el deleite de la cultura nacional, gracias a la vena vibrante de quienes hacen posible el diario acontecer del lugar.
El Centro Nacional de la Cultura fue un sueño dibujado por muchos a lo largo de varios años, pero no fue hasta la Administración Calderón Fournier que se concretó como una realidad.
Disponer del espacio nos tomó largo tiempo e inagotables procesos documentales, al punto que para realizar la obra se contó con tan solo ocho meses y la voluntad férrea de profesionales y voluntarios.
Ingenieros, albañiles, carpinteros, personal del MCJD, miembros de la Fundación Cenac desde sus inicios, empresarios con donaciones y aportes de su valioso tiempo. Fue un proceso creativo de muchos que forjaron una maquinaria ejemplar, demostrando todo lo que es posible realizar cuando las fuerzas confluyen en un propósito común.
En mi calidad de Ex Ministra de Cultura, Juventud y Deportes, que comandó la construcción de este magno espacio, he querido transmitir este mensaje a muchos de los que participaron de ese proceso para decirles GRACIAS.
Gracias por su tiempo valioso, por su apoyo incondicional, por creer que cada día, con esfuerzo y dedicación, podemos hacer de nuestra patria un mejor lugar para vivir. GRACIAS por su aporte, sin el cual, ese sueño no hubiera sido posible.
Para celebrar este significativo aniversario, la Fundación Cenac está por entregar al MCJ el libro "Centro Nacional de la Cultura" que contiene la historia de esa transformación maravillosa de una fabrica de licores convertida en un centro vibrante de cultura, al servicio de la ciudadanía.
Quiera Dios que en los años por venir, el Cenac sea como lo ha sido desde su apertura, un espacio al servicio de la ciudadanía, ¡donde vibre el espíritu creativo de las artes, en conjunción con los miles que disfrutan de ellas!

Aida de Fishman

Ex Ministra de Cultura