¿Qué comemos?
Fotos: Shutterstock
Enviar

Erika decidió no trabajar más fuera de casa después de que nació su hija Gabriela que tiene hoy 3 años de edad.

Su deseo era poder cuidar y educar personalmente a la niña.

Sin embargo, los ingresos económicos de su esposo Antonio no eran suficientes para las necesidades del hogar.

Entonces tuvo la idea de trabajar, desde su casa, en algo que es hoy una tendencia, según lo comprueba en el día a día de atención a sus pacientes la doctora en nutrición Jazmín Estrada.

“La gente no quiere utilizar tiempo en cocinar, dice la profesional, pero como también quiere comer sano, compra comida “expres” saludable”.

Y eso es lo que hace actualmente Erika. Prepara comidas saludables en su casa y tiene clientes fijos que se la compran cada día.

Sin embargo, la única forma de asegurarse lo que se va a comer es que uno mismo lo prepare, insiste la Dra. Estrada. “Por ejemplo, uno no sabe qué aceite se ha utilizado para preparar la comida que luego adquirimos lista”, concluye.

En todo caso, esto es una de las nuevas tendencias en materia alimentaria en este  inicio del siglo XXI, caracterizado por los cambios.

“Todo es cuestión de cultura, de educación”, sostiene Estrada.

“Regresa la práctica casera de conservar alimentos, el varón se afianza en la cocina, las cestas de la compra se llenarán a diario y con productos locales, el consumidor exigirá información nutricional, será más osado en nuevos sabores, se ayudará de las nuevas tecnologías para comer en casa y para hacerlo fuera de casa, y valorará los pequeños detalles tanto en la elección de los alimentos como en la preparación y el servicio de los mismos” , asegura Maite Zudaire en Eroski Consumer, el diario del consumidor.

“La seguridad alimentaria, el regreso del valor de lo casero, auténtico y un mayor conocimiento y control de los productos motivan que costumbres que parecían perdidas y se rechazaron por añejas se reintroduzcan en los modos del siglo XXI”, dice Zudaire.

Es decir, que lo local y auténtico cobra valor.

Los próximos años proliferarán las aplicaciones especializadas que responderán a demandas muy concretas sobre tipo de productos y su origen, dónde comprar los ingredientes para las recetas que se seleccionan, un cálculo inmediato de calorías del plato que se cocina, etc.

Hay un renacer de viejos oficios y costumbres. Vuelve el tiempo de los alimentos de temporada.

Pero si bien esta tendencia es bastante clara en países desarrollados, especialmente de Europa, no se puede decir que ocurra lo mismo en Costa Rica, en general.

No obstante, sí hay gente que ha adoptado esa nueva cultura, y aunque no son mayoría, la tendencia va creciendo, dice Ana Elena Vargas, doctora en nutrición, que cuenta con experiencia trabajando en una clínica así como en su consultorio privado.

Esta profesional piensa que mucha gente busca los alimentos naturales,  ya que no solo busca hacer dieta para verse mejor si no también para sentirse bien, para evitar padecer de gastritis, de colitis, dolores de estómago, entre otros males.

“Los especialistas en nutrición decimos que mientras menos procesados estén los alimentos mejor serán para nuestra salud” dice Vargas.

Por otro lado, asegura que también hay una tendencia hacia el vegetarianismo. Pero que a veces la gente está tan confundida por la enorme cantidad de información sobre como alimentarse bien, que se obsesionan y entonces apenas comen por temor a que no sea sano, lo cual es negativo pues le produce estrés y sentimientos de culpabilidad si comió algo que considera inadecuado para su salud.

“Pienso que la industria alimentaria también está tratando de dar a la gente productos más naturales. El consumidor se está volviendo más exigente e incluso los nutricionistas lo somos”, concluye la doctora Vargas.


Carmen Juncos y Ricardo Sossa

Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]

 

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/curiosidades/2011/06/02/201051.php; http://www.dw.com/es/nuevas-tendencias-alimentarias/g-16873667

Ver comentarios