“No soy el candidato del expresidente Calderón"
“La gente buena, honrada, no quiere meterse en política para que no lo critiquen y eso abre espacios para otras personas no adecuadas”, dijo Rodolfo Hernández, aspirante del Partido Republicano Socialcristiano, quien se considera una excepción. Esteb
Enviar

Aunque muchos de sus seguidores son “calderonistas” confesos y su partido busca rescatar el legado de esa corriente política, el doctor Rodolfo Hernández, aspirante por el Partido Republicano Socialcristiano, niega ser un títere del expresidente Rafael Ángel Calderón, hijo del caudillo de esa agrupación política y que hoy lucha en los tribunales para limpiar su nombre del escándalo de corrupción Caja-Fischel.

Por otra parte, el galeno minimiza las burlas en su contra por haber renunciado a la campaña de 2014, cuando era candidato del PUSC, ya que según él, “me querían cambiar los valores”.

-¿Es usted el candidato del expresidente Rafael Ángel Calderón?
Lo conozco, lo respeto como ser humano, como expresidente y de acuerdo con mi filosofía cristiana, creo en la oportunidad de demostrar su inocencia.
Asimismo, lo considero un excelente consejero, porque él ya pasó por donde asustan, al igual que todos los exmandatarios.
Sin embargo, yo soy una persona que piensa de forma individual.
Yo nunca fui el candidato de Rafael Ángel, ni lo soy, a mí me eligieron los costarricenses. Acá no hay ningún delfín político.
Yo impondré mi sello presidencial, ya que tengo criterio propio y así lo he demostrado muchas veces a través de mi vida.
Quien diga que soy el candidato de Rafael Ángel, lo dice para asustar, es un cuento de camino.

-¿Cuánta influencia tiene el expresidente Rafael Ángel Calderón en el partido Republicano Socialcristiano?
Papá decía que nada nos hace más atrevidos que la ignorancia misma y eso se aplica en la política.
Yo les preguntaría a los costarricenses, ¿puede una persona influenciable y que no medita sus decisiones, ser director del Hospital Nacional de Niños?
Si yo tuviera un pensamiento politiquero, me hubiera hecho el ruso en la campaña pasada y hubiera seguido adelante con mi aspiración, sin importar las enormes diferencias que tenía con algunos dirigentes del PUSC.

-Usted renunció a la campaña cuando ya había sido electo como candidato del PUSC, ¿cómo evitar que los electores lo vean como un charlatán?
En aquella ocasión yo dije que “la ilusión se fue de viaje”; sin embargo, esto no quiere decir que mi propósito en la vida, que es servir, haya cambiado.
Lo que perdí fue la ilusión por el PUSC, pero no mi propósito.
Sé que en las redes sociales hay mucha chota, pero eso no me preocupa, porque la gran mayoría de esos comentarios son de cuentas inexistentes, que se escudan en el anonimato para cuestionar. Me critican en la distancia, porque me temen en mi presencia.
Es mentira que yo haga una rabieta cuando suena la primera bombeta.
Para responderle, le pido a la gente que valore toda mi vida, mi constancia, mi trabajo y mi dedicación, para que vean que no he claudicado en las dificultades de la vida, lo que pasa es que en el marco de la política no se pueden cambiar los valores, ni tampoco se negocia la presidencia.

-¿Qué le generó tanta molestia en aquel momento para dejar la contienda electoral?
Desde que anuncie mi precandidatura como representante de Convergencia Calderonista tuve un ataque sistemático de las personas que habían tomado por asalto el poder en el PUSC, como por ejemplo el actual presidente Pedro Muñoz y los diputados Gerardo Vargas, Luis Vásquez y William Alvarado.
Incluso, llegué a tener pruebas de que ellos y otros dirigentes pedían a la gente que no votaran por este servidor para presidente y que además otras personas fueron al Ministerio Público, a la Defensoría de los Habitantes y otras dependencias, para ver si había en mi contra denuncias penales, administrativas o de acoso sexual para atacarme.

-¿Cajita blanca para el señor Hernández por no esperar ataques políticos del mismo partido?
La política es el arte de negociar y de ayudar, mientras que la politiquería, que es lo que existe en Costa Rica, es todo lo que le describí, es el ejercicio del interés personal sobre el general, el de los tratos por debajo de la mesa y otras cosas.

-Usted pidió al PUSC un salario similar al que ganaba en el Hospital Nacional de Niños, que era como de ¢8 millones mensuales, ¿le exige al Republicano Socialcristiano un salario similar?
Nunca dije que yo quería un salario. A mí me preguntaron si yo ¿Consideraba si debía tener un estipendio?, y dije que sí, porque prefería que se reportara una ayuda a los candidatos y no abrir un portillo para el ingreso de dinero ilícito.
Ahora bien, en esta campaña aclaro que no pido un sueldo, estoy en política, porque quiero servirle al país y con el dinero que recibo de mi pensión financiaré mis gastos.


PERFIL


Con poca experiencia en la política, pero con una gran vocación de servicio público, Rodolfo Hernández se postula por el Partido Republicano Socialcristiano

Rodolfo Hernández

Partido Republicano Socialcristiano

Cargo Candidato a la presidencia

Profesión Médico

Experiencia

Candidato presidencial por el PUSC hasta su renuncia
Exdirector del Hospital Nacional de Niños

Fuente Partido Republicano Socialcristiano

 


Ver comentarios