“Los que fingen ensucian el fútbol, no el árbitro”
La cantidad de críticas al arbitraje hizo que Vargas dejara su puesto. Imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Los técnicos del fútbol nacional solo hablan del arbitraje y su incapacidad para dirigir encuentros. Algunos alegan que deberían contratar silbateros internacionales y otros señalan que se vive una crisis nacional. Sin embargo, así como en un divorcio, son las dos partes las que tienen el sentimiento de culpa.

En efecto el arbitraje tiene mucho por mejorar y los yerros se seguirán dando mientras sigan siendo humanos quienes se encarguen de manejar el control del encuentro. Pero los futbolistas tienen gran parte de la culpa de lo que ocurre debido a sus engaños y falta de profesionalismo para afrontar un encuentro.

ACCIÓN conversó con Daniel Vargas, expresidente de la Comisión de Arbitraje, quien asegura que el futbolista es quien le falta al respeto al deporte y quien mediante el engaño busca la victoria a como dé lugar, aunque esta irrespete la ética del fútbol.


Entrevista


Daniel Vargas, expresidente Comisión de Arbitraje


¿Ha evolucionado el comportamiento del jugador en la cancha?
Totalmente, antes los jugadores se dedicaban a jugar fútbol y sabían que alguien impartía orden y se respetaba la posición del árbitro.
Ahora la actitud es no jugar fútbol, sino sacar el resultado a como dé lugar, presionando al árbitro lo más posible.

¿Hay un irrespeto a la autoridad por parte de los jugadores hacia el árbitro?

Claro que sí, tengo 45 años de ver fútbol, antes solamente el capitán se dirigía al árbitro y el hacía de intermediador con sus compañeros. Ahora cualquier jugador encara a los réferis, les gritan y les faltan el respeto. Hoy el capitán no cumple una función específica, puede ser cualquiera. Este jugador debe ser un ejemplo en el camerino, pero también en la cancha.

¿La Comisión ficha a los jugadores malintencionados, o que fingen?

No lo hacemos, aunque lógicamente los árbitros conversan a lo interno, no son ingenuos, ellos mismos no lo exteriorizan pero saben las mañas de cada jugador, lo ven partido a partido. Ya ellos saben cuáles jugadores son como el Alka Seltzer que explotan con cualquier decisión.

¿Estos jugadores predisponen al árbitro?

Nada más imagínese si su jefe cada viernes le llega gritando, por supuesto que uno se predispone, y no es justo, son personas. Y sí tienen que mejorar y mucho, pero los jugadores tampoco colaboran. Errores siempre habrá es lógico, pero la crítica irrespetuosa y en exceso no van a llevar a nada.

¿Cómo se puede mejorar el ambiente en este momento?
Hay que entender que el fútbol es como un banco pero este tiene cinco patas y son: los jugadores, administrativos, árbitros, afición y periodistas. Todos tienen que colaborar para que el espectáculo mejore. Con que uno de estos esté desalineado, todo se viene abajo.

¿A qué se debe que los futbolistas sean cada vez más mañosos?
Estas actitudes vienen desde las ligas menores, en casos he visto a jóvenes de 13 años que fingen faltas y nadie los corrige. Entiendo que esta es una profesión y que deben ganar para subsistir y crecer, pero los clubes tienen que enseñar profesionalismo. Por ejemplo, Álvaro Saborío en una ocasión fue sancionado con $5 mil por fingir una falta, su propio equipo lo sancionó. Ellos saben que los que se tiran al piso y fingen faltas ensucian al fútbol.



Ver comentarios