Zonas francas recibirían nuevos incentivos
Enviar
Medidas pretenden promover instalación de empresas en sitios deprimidos
Zonas francas recibirían nuevos incentivos

• Propuesta mejoraría salarios de trabajadores en zonas con bajo desarrollo

Pablo Mora
[email protected]

Los mejores salarios devengados por los trabajadores de empresas situadas en zonas francas propiciaron que el Gobierno esté interesado en motivar la ubicación de este tipo de compañías en sitios de menor desarrollo socioeconómico.
El problema de promover este traslado radica en los pocos incentivos que motivan a las empresas a moverse a estas regiones. Prueba de ello es que una de cada tres empresas de zonas francas en áreas de bajo desarrollo cerró sus operaciones en la última década. El 64% de ellas se encontraba en Barranca.

Además, para el año anterior, del total de estos sitios que cuentan con condiciones preferenciales para su producción, el 86% se ubicaba en la Gran Area Metropolitana.
Para cambiar esta tendencia el gobierno pretende modificar la ley que establece la creación de los Incentivos de Tercera Generación.
Dichos estímulos ofrecerían porcentajes deducibles del pago de impuesto sobre la renta a aquellas empresas que inviertan más en capacitación para sus empleados, en sistemas de producción limpios y que contraten un número determinado de trabajadores que sean vecinos del lugar.
La técnica se aplicó en Irlanda con buenos resultados y en Costa Rica estaría enfocada a mejorar el bajo nivel educativo que poseen los obreros de esas zonas francas, lo cual les impide mejorar sus salarios.
Estos por lo general son trabajadores jóvenes, con un nivel educativo que supera al del promedio de la población nacional ocupada, son principalmente hombres y la mayoría reside en el distrito donde se ubica la empresa.
Otro aspecto ventajoso que se pretende obtener con la instalación de zonas francas en sitios con bajos índices de desarrollo humano es la alfabetización tecnológica de sus empleados, de modo que estas contribuyan a cerrar la brecha digital costarricense.
En teoría, al ofrecer una mejor formación laboral, las empresas también serían beneficiadas con una producción de mayor calidad y con procesos más innovadores.
“La presencia de empresas de zonas francas no es un fenómeno positivo o negativo por sí mismo, sino que su contribución depende de múltiples factores tanto macroeconómicos como de las condiciones locales en las que se encuentra inmersa”, concluye el texto.
Estos resultados fueron expuestos en el informe “Costa Rica: Contribución de las Zonas Francas en las Areas de Menor Desarrollo”, que realizó ayer el Ministerio de Planificación Nacional.

Ver comentarios