Enviar
Inestabilidad política caracterizó 2007
Zimbabue cierra un año de crisis

• Desempleo se calcula en un 80% y persistió la escasez de productos básicos


Harare
EFE

Los habitantes de Zimbabue están más que contentos de que se termine 2007, que se ha caracterizado por largas colas e inestabilidad política.
La inflación, que alcanza ya cerca del 8.000%, ha hecho que las cifras de los billetes de la moneda local, el dólar zimbabuense, sean cada días más largas. También es grande el desempleo, calculado en un 80 %.
“El año de 2007 ha sido el del fracaso total de las políticas monetarias”, declaró el presidente de la Confederación de Industrias de Zimbabue, Calisto Jokonya.
“Ha sido el año de las colas y de la escasez de los productos básicos”, añadió.
El Gobierno ya ha dejado de proporcionar las cifras sobre la evolución mensual de la inflación, pero las consultoras independientes calculan que llega ya al 8.000 %.
El analista económico David Peterson cree que es difícil medir la inflación en un país en el que no hay nada en los estantes de las tiendas.
En junio pasado, el Gobierno ordenó a los comerciantes reducir los precios por debajo del valor de costo, lo que motivó que los supermercados se quedaran casi vacíos.
El gobernador del Banco Central, Gideon Gono, admitió el error varios meses después. “¿De qué sirve tener productos baratos cuando no están disponibles?”, comentó.
Como si no fuera suficiente, comenzó a escasear hasta el dinero en efectivo. La gente empezó a llenar los bancos para extraer dinero de sus cuentas, y las autoridades monetarias se vieron desbordadas.
La máquina de hacer dinero continuó y salieron nuevas denominaciones con billetes de hasta $750 mil zimbabuenses, equivalentes a $3,75 estadounidenses al cambio del mercado negro, el más extendido.
Aun así, siguió la escasez de dinero en los bancos y el domingo, por primera vez en la historia del país, las entidades financieras abrieron sus puertas, no solo para compensar las horas perdidas sino para recibir billetes viejos que expiran mañana.
La crisis tiene su origen en la caótica reforma agraria de comienzos de esta década, impulsada por el presidente Robert Mugabe, en el poder desde 1980, y que destrozó la actividad agrícola del país, el pilar fundamental de la economía.
En el frente político, Sudáfrica, el vecino poderoso de Zimbabue y que está intentando mediar entre Mugabe y la oposición, tiene problemas en conseguir un acuerdo que los una y que garantice a corto y medio plazo la estabilidad política necesaria.
El año que se cierra dará paso al otro en el que Zimbabue concurrirá de nuevo a las urnas para ratificar a Mugabe o elegir a su sucesor. Como era de esperar, Mugabe, de 83 años, fue elegido candidato presidencial por el partido ZANU-PF.
Ver comentarios