Zero Army le apuesta al vidrio para vender batidos naturales
“Zero Army quiere crear conciencia sobre el consumismo y alternativas más saludables de estilo de vida, por eso lanzamos este tipo de batidos naturales en botellas de vidrio”, dijo Ricardo Cubero, socio de la empresa junto con Ignacio Cubero, fundador de la marca. Gerson Vargas/La República
Enviar

201606081950220.p2-zeroarmy-rec.jpg
Unir la vida saludable y la conciencia ambiental fue el propósito que reunió a un grupo de jóvenes para crear Zero Army.
Se trata de una tienda de batidos naturales de frutas, además de algunos acompañamientos.
Lo diferenciador es que el establecimiento trata de reducir los desechos a cero, puesto que comercializa los batidos en envases de vidrio que se pueden reutilizar en otros usos.
“A las personas que nos traigan sus botellas de vidrio les damos un descuento por la compra”, dijo Ricardo Cubero, uno de los socios de Zero Army.
En los primeros siete meses de operación se ha logrado que casi un 50% de las ventas de batidos sea a personas que reutilizan su botella.
En este momento, la empresa se expande a puntos de venta de terceros, con énfasis en espacios corporativos.
Por ejemplo, se vende en cafeterías y en comedores de Amazon y en IBM.
En su local, ubicado a un costado del Instituto Nacional de Seguros en Barrio Amón, también se puede adquirir comida vegana y vegetariana.
“Es un concepto de ‘Juice Bar’ donde las personas pueden pasar a comer su merienda o llegar por la tarde, los batidos se hacen el mismo día y al tiempo que se piden, por lo que su contextura se mantiene”, agregó Cubero.
Este trabajo, de preparar el producto al momento que se pide, es lo que mantiene a la pyme alejada de los supermercados; sin embargo, estudia elaborar batidos que mantengan mejor sus nutrientes con el paso del tiempo.
El precio de los productos ronda entre ¢1.600 y ¢2 mil, dependiendo de los ingredientes del licuado.
Los nombres de estos batidos van desde Chirripó, Manuel Antonio o Volcán Arenal, hasta Corcovado Verde y Sabroso Tapantí, con lo que Zero Army busca representar zonas del país en sus productos.
Los proveedores son pequeños empresarios del mercado cercano al local, lo que les da la posibilidad de tener fruta fresca todos los días.
“Si nosotros crecemos, esas personas con sus tramos en el mercado también van a crecer, es una cadena de ayuda entre empresas”, agregó Cubero.
Los socios de la empresa son una mezcla de jóvenes con diferentes profesiones; por ejemplo, hay publicistas, abogados y mercadólogos, cada uno ayuda con su conocimiento para impulsar Zero Army.
Además, todos los batidos fueron creados con apoyo de una nutricionista y presentan su información nutricional.
Las empresas o negocios que deseen incorporar estos productos pueden escribir a la dirección [email protected] o por medio de su página en Facebook, bajo el nombre zeroarmycr.

 



Ver comentarios