Enviar
Zelaya se aleja de la restitución
A mitad de la votación el Congreso se mostraba mayoritariamente contra regreso del mandatario depuesto al poder

Tegucigalpa
EFE

El Congreso de Honduras rechaza mayoritariamente la restitución del presidente depuesto, Manuel Zelaya, con el voto de 62 diputados en contra de su vuelta al poder frente a 8 a favor, cuando se cumplen seis horas de sesión y han votado 70 de los 128 legisladores, al cierre de la presente edición.
La bancada del Partido Nacional anunció ayer en la sesión del Congreso que debate la restitución de Manuel Zelaya su respaldo a la ratificación del decreto del 28 de junio con el que se destituyó al presidente.
“Nos manifestamos a favor de la ratificación del decreto 141/2009 aprobado el 28 de junio”, dijo en el pleno del Congreso Rodolfo Irías, jefe de bancada nacionalista, que tiene 55 escaños en el Congreso y cuyos votos eran necesarios para restituir a Zelaya.

“Esta posición es unánime, alejada de todo oportunismo”, agregó Irías, el líder de la bancada del partido de Porfirio Lobo, presidente electo en los comicios generales del domingo, rechazados por la mayor parte de la comunidad internacional por considerar que se produjeron en un marco de ruptura del orden constitucional.
En los días previos se había manejado como posibilidad para que el presidente depuesto fuera restituido que los 55 votos nacionalistas se sumaran a los de una veintena de los 62 diputados del Partido Liberal, el mismo de Zelaya y del presidente de facto, Roberto Micheletti, y a los cinco del izquierdista Unificación Democrática.
Irías defendió que al Congreso Nacional “solo le correspondió tomar una decisión, seguramente difícil y desagradable pero necesaria e inevitable para salvar el modelo democrático”, el 28 de junio.
Señaló en la motivación de la decisión del Partido Nacional que Zelaya “ha manifestado públicamente su rechazo total al acuerdo Guaymuras-Tegucigalpa-San José” y “ha brindado declaraciones claras y contundentes en contra de las elecciones más limpias, transparentes y concurridas” en Honduras.
En ese acuerdo, firmado por Zelaya y Micheletti, el pasado 30 de octubre, se contemplaba que el Congreso fuera el órgano que decidiera sobre la restitución del presidente derrocado, entre otros puntos.
Además, Irías indicó que el presidente depuesto “ha declarado que no está dispuesto a regresar a ocupar la titularidad del poder Ejecutivo”.
Zelaya dijo en los últimos días que no estaba dispuesto a ser restituido para “legalizar el golpe de Estado” y “blanquear el fraude electoral” del pasado domingo, en el que, según él y sus seguidores, la abstención superó el 60 por ciento.
El diputado del Partido Nacional rechazó tomar “una posición de cálculo y oportunismo en procura del aplauso de un sector político interno y de un bloque de naciones agrupadas por intereses que no necesariamente son los de Honduras”.
Ver comentarios