Enviar
Yanquis de luto

Nueva York
EFE

El béisbol de las Grandes Ligas está de luto después de conocerse el fallecimiento de Bobby Murcer, ex jugador y locutor durante cuatro décadas con los Yanquis de Nueva York.
Murcer falleció el sábado, al no poder superar un tumor maligno que le fue detectado en el cerebro hace dos años.

Con la muerte de Murcer, se acabó una era de los Yanquis después de ser el sucesor de Mickey Mantle y también jugó al lado de Don Mattingly.
Tras su retirada como jugador se convirtió en el locutor preferido de los Yanquis para vivir de nuevo la recuperación y grandeza de los Bombarderos del Bronx.
Murcer, que se convirtió en el intermediario perfecto entre las grandes leyendas en la historia de los Yanquis y las actuales estrellas, tenía 62 años cuando falleció rodeado de su familia en el Mercy Hospital en su ciudad natal de Oklahoma City.
La información fue ofrecida por los Yanquis, equipo con el que jugó en el jardín y cinco veces elegido al Partido de las Estrellas, para permanecer cerca de 40 años con la organización.
“Bobby Murcer nació Yanqui, una gran persona, querido por todos y un verdadero amigo personal”, declaró el propietario George Steinbrenner. “Extiendo mis condolencias a su esposa Kay, sus hijos y nietos. Realmente voy a extrañarlo”.
Murcer fue diagnosticado con un tumor en el cerebro el día de Nochebuena del 2006, luego de sufrir varios dolores de cabeza para ser operado esa misma semana y los doctores descubrieron que el tumor era maligno.
A pesar que quiso estar cerca de los Yanquis y regresó como comentarista el año pasado y un poco este año, al final Murcer no pudo con la enfermedad.
El popular Murcer, la única persona en jugar con Mantle y Mattingly, tuvo marcas de .277 de promedio, 252 jonrones y 1.043 carreras impulsadas en 17 temporadas con los Yanquis, San Francisco y los Cachorros de Chicago.
Murcer también tuvo el gran honor de ser elegido al Partido de las Estrellas por las dos ligas y ganó un Guante de Oro.
Pero su gran éxito siempre fue el gran aprecio personal que se ganó por parte de todos los que fueron sus compañeros dentro y fuera del diamante.


Ver comentarios