Enviar
Yanni: ¡Excelencia en equipo!

Panamá. ¿Tiene usted un director que le inspira con su pasión por lo que hace y le compromete a dar lo máximo para beneficio del equipo? Cuando él y usted trabajan juntos, ¿exhiben una química que contagia de energía constructiva a quienes les observan?
Desde 1996 uso vídeos de Yanni en Acrópolis, la Ciudad Prohibida y el Taj Mahal, en procesos de desarrollo gerencial. Apreciar su concierto en Panamá ratifica enseñanzas para los equipos de alto desempeño.
En su niñez, se notó que poseía talento musical. Pero enfrentaba dificultades para leer partituras. Desde entonces, su madre, Felitsa, le apoyó con esmero para que concretara su sueño, pese a esa limitación. En sus conciertos suele dedicar una melodía en honor a ella, a quien menciona con amor y respeto, demostrando ser un hijo agradecido que no olvida sus raíces. ¡Familia!
Todas sus melodías son originales, evidencia que trascendió sus barreras. Se disciplinó a aprender música y el vídeo del concierto en el Acrópolis es el segundo más vendido en la historia, con más de 10 millones de copias. Es ejemplarizante observar que, pese a su fama, él compone para que cada solista de su equipo se luzca individualmente. Se apasiona ante lo que hacen sus compañeros, les anima a improvisar. En ocasiones introduce un “diálogo” con cada músico, alternándose el protagonismo. Evidencia su deseo de ser uno más, no el importante. ¡Humildad!
Mientras se ocupa de los teclados, los demás se concentran en lo propio. La mayor parte del tiempo no se hace notar como director. Todos saben lo que tienen que hacer y lo ejecutan con excelencia. Denota una extraordinaria confianza en sus colegas buscando que ellos sobresalgan. ¡Equipo, empoderamiento!
La diversidad de nacionalidades e instrumentos regionales son amalgamados bajo una sólida identidad. Sin importar cuántas veces han interpretado una melodía, piensan en el cliente y lo hacen con increíble pasión, como si fuera la primera oportunidad. ¡Servicio, compromiso!
El humor siempre está presente. Cuando se reventó una cuerda del violín de la solista, inspiró serenidad y sonrió, pues sabía que su experta compañera saldría adelante con maestría. ¡Confianza!
Finalmente, nos instó a los presentes a revitalizar los sueños. Enfatizó que toda idea genial que la humanidad ha producido, nació en la mente de una sola persona por lo que todos somos capaces de crear un mundo mejor con nuevos pensamientos.

German Retana
[email protected]



Ver comentarios