Ya no son negocio: Oficentros
Somos un proyecto de oficinas tipo A+, que dará ambiente y motivación a sus negocios, expresó Daniel Solano, gerente de Sigma. Esteban Monge/La República
Enviar

Desocupación es la más alta de los últimos años

Ya no son negocio: Oficentros

Solución es incorporar comercio a los edificios pensados en los negocios

En los últimos dos años, hemos visto como las torres de oficinas invadieron el ecosistema de la capital.
Sin embargo, el poco crecimiento de la demanda por oficinas provoca que varios de ellos estén desocupados, e incluso muchos tengan un par de años con espacios sin estrenar, lo que puede suponer que ya no es tan buen negocio, así como la posibilidad de una reducción de precios.

201302052212430.n22.jpg
La solución adoptada por los desarrollares es mezclar en un único concepto la oferta comercial con la de oficinas, como sucede en Plaza Tempo Escazú, el Centro Industrial del Este en la Uruca, o el pronto a inaugurarse en San Pedro, Sigma.
Todos ellos reúnen servicios, estilos y facilidades para quienes alquilan sus oficinas en estos centros comerciales mixtos.
La tasa de desocupación cerró el año en números cercanos al 15%, cuando lo normal es que no exceda el 12%, estima la empresa Colliers.
En los dos años anteriores, la tasa de desocupación no superaba el 10%.
No es de extrañar que varios desarrolladores hayan tenido más de un año en pérdidas al no concretar el alquiler de espacios, y es que el problema de solo ofrecer oficinas y además caras, ya no es atractivo a quienes deben apostar por el alquiler de un sitio para operar sus negocios.
Parte del problema lo generó la entrada de varias torres en forma simultánea.
Solo de setiembre de 2011 a 2012 entraron 108 mil metros cuadrados de oficinas, entre ellas Torre de Telefónica en Cedral, Plaza Tempo, Calle Morenos, Parque Industrial del Este, Terra Campos, Escazú Corporate Center.
Si se compara el crecimiento entre un año y otro, la diferencia es de 60 mil metros cuadrados.
Por ello los proyectos que combinan el concepto comercial con el de oficinas han visto desarrollo y mayores oportunidades, como el caso de Plaza Tempo en Escazú; cuya oferta incorpora farmacia, hotel y servicios médicos.
Es la misma ruta que sigue Sigma Business Center, por inaugurarse en abril, cuyo diseño incorpora los negocios con una plazoleta comercial con bancos, restaurantes y sitios de conveniencia.
El sitio no ha abierto aún y ya tiene un 40% rentado, por lo que demuestra que este sí es un negocio, no como otras torres de oficinas que llevan incluso un año sin conseguir un solo inquilino.
“La diferencia de construir un centro de negocios o un oficentro, es que la oferta es integral, los precios son más bajos y la calidad prácticamente la misma, un centro como Sigma puede ofrecer precios para oficinas de gobierno, bancos, tiendas, restaurantes, oficinas, lo que hace más atractivo a quienes andan buscando una nueva opción”, indicó Daniel Quirós, de Colliers.
Para los desarrolladores de Sigma, la diferencia está en ofrecer valores agregados, cosas innovadoras y dar a los empresarios y trabajadores un verdadero ambiente profesional, que a la vez sea divertido y lleno de opciones en un mismo sitio.
“Sigma es un proyecto pensando en calidad, no en precio, lo que queremos recuperar es el tránsito a pie, con la plaza lo logramos”, explica Daniel Solano, gerente del proyecto y del Ofimall de Mall San Pedro, propietarios de este nuevo inmueble.
Lo que se pretende actualmente es que los proyectos no sean aburridos, sino que las personas puedan encontrar todo lo que necesitan no solo para su negocio, sino para la vida cotidiana en un solo lugar.

Fabio Parreaguirre
[email protected]

 

Ver comentarios