David Gutierrez

Enviar
Martes 27 Diciembre, 2011


¿Y los desafíos del Poder Judicial?


El Poder Judicial es un elemento esencial en toda democracia. Costa Rica cuenta con un Poder Judicial reconocido internacionalmente, principalmente por su grado de independencia y que además tiene recursos económicos constitucionalmente asignados que representan no menos del 6% de los ingresos ordinarios del Estado.
No obstante, la edición 17 del Informe sobre el estado de la nación concluye que aunque el Poder Judicial ha avanzado en temas como transparencia, procedimientos internos, inversión en recursos humanos y tecnología, todavía enfrenta grandes desafíos funcionales y estructurales.
Dos de los principales retos son el congestionamiento de casos y la alta rotación de los jueces. En relación con el primero, el Informe del estado de la nación indica que gracias a la contratación de más jueces, el número de casos por juez ha bajado de 753 en 2004 a 677 en 2010.
Sin embargo, el número de casos pendientes o activos (llamado “mora judicial”) llegó a su cifra más alta de la historia, con 682 mil asuntos. Esto demuestra que el Poder Judicial no ha podido resolver asuntos pendientes al ritmo en que ingresan nuevos asuntos, lo que deja un saldo de circulante cada vez mayor que atenta contra la prontitud y el cumplimiento de la justicia.
Esto es muy preocupante ya que jueces saturados de trabajo, resuelven de forma lenta y, algunas veces, con equivocaciones de forma y de fondo.
El segundo desafío es la alta rotación de jueces. Es normal que un mismo proceso judicial sea administrado y resuelto por varios jueces y esto atenta contra la economía procesal y la inmediatez de la prueba. A los jueces entrantes les toma un tiempo importante familiarizarse con los casos que toman a medio camino. De igual forma, esto promueve la lentitud y fomenta los errores judiciales. ¿Por qué tanta rotación? ¿Adónde van los jueces?
En los poderes judiciales desarrollados, los jueces hacen carrera en un determinado juzgado, de forma que los abogados llegan a conocer bien la forma de pensar y resolver de un juez, y este conoce bien cuáles abogados son serios y cuáles abusan del sistema.
¿Cómo resolver esos desafíos? Contratar nuevos jueces es complicado. En 2010 solamente 11 de 211 abogados superaron las pruebas para ser jueces. En el 2011, ninguno de los 162 aspirantes lo hicieron.
¿Por qué? ¿Qué tipo de profesional está atrayendo el Poder Judicial? ¿Será necesario mejorar las condiciones laborales para atraer a mejores candidatos? No solamente se trata de paga o de vacaciones, sino de contar con infraestructura como oficinas, computadores, bases de datos; y recurso humano, como investigadores y asistentes.
Por otra parte, lamentablemente aún no se han dado reformas importantes como la oralidad, e implementaciones tecnológicas que nos permitirían tener un sistema mucho más eficiente.
Esperemos que el Poder Judicial tome las medidas del caso para cumplir realmente con el mandato constitucional de administrar justicia de forma pronta y, sobre todo, cumplida.

David Gutiérrez
[email protected]