¿Y el gasto del Gobierno qué?
Enviar

Cuando lea esto probablemente sepa que el déficit alcanzó el 2,4% del PIB en el primer semestre, 0,2 puntos porcentuales más que en el mismo periodo de 2016.

Lo que tal vez no sepa es que la parte del déficit primario, que es el que corresponde netamente al Gobierno (ingresos menos gastos sin considerar los intereses de deuda), fue un 0,9% del PIB.

Esto quiere decir dos cosas, la primera es que se mantuvo igual que en 2016, la segunda es que más de la mitad del déficit se lo llevó el pago de intereses de la deuda.

En lo que va del año, el déficit alcanzó los ¢806 mil millones de los que el 98% se financió con endeudamiento interno.

De esa cifra, ¢499 mil millones (62%) se usaron para pagar los intereses de la deuda (la misma que se utiliza para financiar el exceso de gasto sobre ingresos y los intereses de años anteriores).

Por su parte el déficit primario fue de ¢307 mil millones.

El gasto total del Gobierno se repartió un 39% en transferencias corrientes (entre las que se incluyen los fondos a las universidades y otras entidades públicas, así como los salarios a sus empleados), el 35% en salarios, un 16% en intereses de deuda, 7% en gastos de capital y el 3% en compra de bienes y servicios.

El Ministerio de Hacienda sigue llamando a una reforma fiscal puesto que “estamos al límite del endeudamiento, y la ausencia de recursos frescos nos exige valorar medidas de emergencia ante una eventual falta de liquidez”, aseguró Helio Fallas, ministro de Hacienda.

Ver comentarios