Enviar
Washington intenta recuperar la normalidad
• Tormenta de nieve histórica dejó a más de 100 mil personas sin electricidad

Washington
EFE

El área de la capital de Estados Unidos intenta recuperar la normalidad tras la peor tormenta de nieve de las últimas décadas, que dejó al menos dos muertos y mantiene a 100 mil personas sin electricidad.
Tras una nevada de dos días que dejó en algunos puntos precipitaciones superiores a los 75 centímetros de nieve, y que en ciudades como Baltimore, a 50 kilómetros al norte de Washington, fue la más abundante de su historia según las autoridades, la capital estadounidense continuaba ayer prácticamente paralizada.
Los aeropuertos se mantienen nominalmente abiertos aunque prácticamente todos los vuelos se encuentran cancelados. Solo el aeropuerto Dulles International, el mayor de la zona, comenzó esta mañana a recibir vuelos y de modo muy limitado.
Los aeropuertos Ronald Reagan y Baltimore-Washington aún no han retomado el servicio y desconocen si podrán hacerlo a lo largo del día.
Los autobuses no circulan y el metro solo lo hace por las estaciones subterráneas. Las autoridades locales aseguran que su meta es recuperar la normalidad lo suficiente como para que se pueda acudir al trabajo el lunes.
Los servicios de ferrocarril también se encuentran suspendidos en su mayoría.
En el estado de Virginia, vecino a Washington, la Policía recibió denuncias de 1.713 accidentes de tráfico. Hasta el momento solo se han registrado dos muertos, un padre y un hijo atropellados por un tractor que resbaló en la nieve el viernes en Virginia. Según las compañías eléctricas, cerca de 100 mil personas se encuentran aún sin electricidad. En lo peor de la tormenta, la cifra rondaba las 218 mil personas.
La ventisca obligó a declarar estados de emergencia en la capital y los estados vecinos de Virginia, Maryland, Delaware y Virginia Occidental.
En el aeropuerto de Washington-Baltimore cayeron en torno a 75 centímetros de nieve, la mayor cantidad registrada nunca en esas instalaciones.
En el aeropuerto Ronald Reagan, el más próximo al centro de la capital, la precipitación rondaba los 42 centímetros.
Ver comentarios