Washington bajo tensión tras tiroteo
Toda la ciudad de Washington fue acordonada y sometida a altas medidas de seguridad.AFP / La República
Enviar

Washington bajo tensión tras tiroteo

Un tiroteo en las instalaciones del Mando de Sistemas Navales de la Marina de EE.UU., en el sureste de Washington, dejó ayer al menos trece personas muertas, incluido el presunto autor, que actuó así por motivos hasta ahora desconocidos. 
El número de víctimas mortales del tiroteo ascedió en la tarde de ayer a 13, incluido el autor, que ha sido identificado por el FBI como Aaron Alexis, un contratista militar de Texas.
El alcalde de la ciudad, Vincent Gray, dio en una rueda de prensa ese balance provisional de víctimas y confirmó que las fuerzas de seguridad aún no han encontrado a un segundo sospechoso de la matanza, de la que se desconocen los motivos.
El FBI (Buró Federal de Investigaciones) informó, por su parte, de que el autor del tiroteo fue Aaron Alexis, un contratista militar de Texas, de 34 años y raza negra, que falleció en circunstancias no especificadas en el mismo lugar, una instalación del Mando de Sistemas Navales de la Marina, a orillas del río Anacostia.
Alexis podría haber actuado con la ayuda de un segundo sospechoso, un hombre negro de unos 40 años, con patillas canosas y vestido con un uniforme de estilo militar verde oliva, que huyó del lugar.
Los registros militares de Alexis indican que pasó cuatro años como reservista de la Marina entre mayo de 2007 y enero de 2011, momento en el que fue licenciado, según el Pentágono.
Las autoridades no han proporcionado aún el número de heridos, aunque según el alcalde la cifra rondará "una docena o más".
Según Janis Orlowsky, portavoz del hospital, los  heridos tienen pronósticos favorables y se espera que se recuperen totalmente.
Los agentes federales han desplegado un ingente dispositivo de seguridad en la zona del Navy Yard, un complejo de la Marina a orillas del río Anacostia en el que trabajan unas 3 mil personas.
La zona se encuentra totalmente acordonada, con la presencia de helicópteros y varios equipos de operaciones especiales.
También se ha decido reforzar la seguridad en varios edificios militares como el del Pentágono, a varios kilómetros de distancia, y donde el aumento de la alerta solo se ha tomado como "medida de precaución", debido a que la situación aún no está controlada.
El Senado decidió también suspender su jornada de trabajo con antelación debido a que se mantiene la alerta tras el tiroteo, después de que se recomendara a los legisladores no abandonar los edificios del Capitolio por seguridad.
El tráfico aéreo del aeropuerto de Ronald Reagan, cercano a las instalaciones, estuvo suspendido por algún tiempo, pero poco después reabrió sus operaciones.
Además, una decena de colegios del área de Washington se mantuvieron cerrados con los alumnos en el interior como medida de cautela.
Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decretó cuatro días de luto por el tiroteo ocurrido ayer.
Obama también emitió un decreto para que las banderas ondeen a media asta en todos los edificios y lugares públicos, así como en las bases militares y navales, junto a embajadas, consulados y resto de legaciones diplomáticas hasta el atardecer del próximo 20 de septiembre.

Washington/ EFE

Ver comentarios