Foto 1
Enviar

Wall Street obtendría lucrativa concesión en norma sobre derivados

 Wall Stret se acerca a reducir millones de dólares del costo de una norma sobre derivados en tanto un debate entre organismos reguladores sobre lo estricta que debe ser la disposición se inclina a favor de los bancos.
Firmas como JPMorgan Chase Co. y Morgan Stanley no tendrían que reservar tanto dinero en las operaciones entre sus propias divisiones en la versión definitiva de una norma que los organismos reguladores de los Estados Unidos podrían dar a conocer el mes próximo, dijeron dos personas familiarizadas con las discusiones.
Luego de meses de desacuerdos, los organismos, entre ellos la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por la sigla en inglés), y la Reserva Federal decidieron flexibilizar las exigencias de una versión anterior de la propuesta, según las personas.
El sector se había resistido a que tanto un banco como una subsidiaria presentaran garantías, algo que establecía la versión de la norma propuesta en septiembre del año pasado, que contaba con el fuerte apoyo de la FDIC.
Ahora los organismos reguladores bancarios aceptan que la norma definitiva sólo debería exigir garantías a una subsidiaria que negocie con una unidad bancaria de los Estados Unidos, dijeron las personas, que exigieron permanecer en el anonimato porque la norma aún no se ha dado a conocer de forma oficial.
Eso significa que las divisiones bancarias estadounidenses de los grandes operadores de permutas, tales como Citigroup Inc., Goldman Sachs Group Inc., JPMorgan, Bank of America Corp. y Morgan Stanley no tendrían que comprometer garantías para compensar los riesgos de permutas no declaradas con sus subsidiarias en el exterior, tales como una firma de operaciones en Gran Bretaña.
Es difícil estimar cuánto es lo que está en juego para los bancos dada la complejidad del mercado.
Según la propuesta del año pasado, los bancos y sus subsidiarias habrían tenido que reservar decenas de miles de millones en garantías. Se trata de alrededor de $644 mil millones en garantías que los bancos tendrían en negociaciones de permutas no declaradas, según estimaciones preliminares de la Contraloría de la Moneda.
Los partidarios de una versión más estricta decían que exigir activos de ambas partes por cada transacción contribuiría a proteger a las empresas matrices de operaciones arriesgadas de subsidiarias menos reguladas y capitalizadas.
Los banqueros sostuvieron que las transacciones de permutas con sus propias divisiones son una forma de cubrirse de riesgos y que no es necesario que ambas partes reserven dinero cuando las firmas realizan operaciones en el plano
 

Bloomberg

Ver comentarios