Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Wall Street respira con inyección de $5 mil millones a Goldman Sachs

| Jueves 25 septiembre, 2008



Wall Street respira con inyección de $5 mil millones a Goldman Sachs


Nueva York- La decisión del célebre inversor Warren Buffett de inyectar $5 mil millones a Goldman Sachs supuso ayer un balón de oxígeno para Wall Street, que, aún así, permanece subyugado al efecto de la crisis y al recelo existente hacia el rescate propuesto por Washington.
Desde que se desató la crisis de los activos respaldados por hipotecas de alto riesgo el verano pasado, muchos inversores están atentos a cualquier comentario o movimiento de ese veterano financiero estadounidense, curtido en mil batallas anteriores.
Por ello, su decisión de invertir en Goldman Sachs y la confianza que tiene en que el Congreso de Estados Unidos apruebe el plan de rescate diseñado por la administración del presidente George W. Bush, fueron recibidos ayer como un signo de que hay luz al final del túnel.
El Dow Jones de Industriales, el principal indicador de la Bolsa de Nueva York, abrió ayer la tercera sesión de semana con una subida qu
e llegó a alcanzar el 0,5%, después de dos días consecutivos de pronunciadas pérdidas.
“Goldman Sachs es una institución excepcional”, declaró Buffett al anunciar anoche el compromiso de su grupo, Berkshire Hathaway, de hacerse con acciones preferentes perpetuas del que fuera uno de los mayores bancos de inversión del mundo por valor de $5 mil millones.
El grupo también tiene la opción de invertir otros 5 mil millones en acciones comunes, a $115 cada una, durante cinco años.
En declaraciones al canal CNBC, Buffett explicó ayer que el precio y los términos de la operación, así como la gente con la que negoció, eran los adecuados, por lo que decidió “extender un cheque”.
En su opinión, Goldman Sachs “tiene una presencia a nivel mundial sin rival” y recursos humanos y de capital suficientes para seguir rindiendo de manera sobresaliente.
La inversión y los elogios de Buffett no podían llegar en mejor momento para la entidad, uno de los dos únicos grandes bancos de inversión que permanecían independientes la pasada semana, pero que se vio obligado a reconvertirse en una entidad comercial por la progresiva pérdida de confianza de los inversores.
De hecho, el presidente y conse
jero de Goldman Sachs, LLoyd Blankfein, afirmó al hacerse pública la operación que Buffett “es sin duda el inversor más admirado y exitoso en el mundo” y aseguró que la decisión es una muestra de confianza en las perspectivas de futuro de la entidad.
Los inversores parecían respaldar ayer esa visión de futuro y se mostraban más animados a adquirir títulos de ambas entidades.
En la primera mitad de la sesión bursátil de ayer, las acciones de Goldman Sachs llegaron a negociarse a $130,83, lo que representa un avance del 4,6% respecto al cierre del martes y las de Berkshire, se revalorizaban más de un 3%.
El grupo financiero estadounidense también informó ayer del lanzamiento de una oferta pública de 40,65 millones de acciones comunes a $123 cada una, lo que le podría reportar una inyección de capital adicional de otros $5 mil millones.
A ambas inyecciones de capital se sumará previsiblemente otra del grupo japonés Sumitomo Mitsui, que según la agencia local Kyodo, sopesa invertir varios cientos de miles de millones de yenes en el banco estadounidense, a propuesta de este último.
Pese a que estas inyecciones tanto de fondos como de confianza por parte del sector privado, que ya hacía tiempo q
ue no se veían en Wall Street, aportaron una buena dosis de optimismo al parqué neoyorquino, el nubarrón de la crisis permanece acechante.
También perduran las dudas de que el Congreso estadounidense vaya a aprobar el plan de Washington para rescatar al sector financiero, así como de su eficacia si finalmente se pone en marcha.
El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, pidió una vez más al Congreso que apruebe con urgencia ese plan para estabilizar cuanto antes el sistema financiero, que, en su opinión, sufre aún “una tensión extraordinaria”.
“La intensificación de las tensiones financieras en las últimas semanas, que harán aún más cautos a los prestamistas a la hora de extender créditos a familias y empresas, podría suponer un freno significativo adicional al crecimiento”, advirtió.
La lúgubre evaluación de Bernanke sobre la situación económica del país templó cualquier atisbo de optimismo entre los inversores, de forma que las ligeras subidas con las que arrancó Wall Street pronto tornaron a pérdidas.
Hacia la media sesión, el Dow Jones de Industriales, así como el resto de los grandes índices de Wall Street, alternaba intermitentemente entre las subidas y las bajadas, lo que reflejaba así la incertidumbre que reina en el mercado.
Lo que sí saben los inversores, y si no Bernanke se lo recordó, es que la reciente turbulencia “extraordinaria” en los mercados financieros “supone una amenaza directa al crecimiento económico”.