Voto en costas y fronteras definiría segunda ronda
Enviar

Los votos que pueda arrebatar el Partido Acción Ciudadana (PAC) de Restauración Nacional en las costas y zonas fronterizas serán clave, si desea convertir a Carlos Alvarado en el próximo presidente de Costa Rica, según varios politólogos consultados.

“La mayoría de indecisos son mujeres mayores de 40 años, con escolaridad hasta secundaria y que viven en Puntarenas, Limón, Guanacaste y la zona norte. Estos perfiles están muy ligados a los que han votado por Fabricio, pero no sabemos por quién se van a decantar”, explicó Gina Sibaja, especialista de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica.

Restauración Nacional dominó el voto en las costas y zonas fronterizas durante la primera ronda electoral, en tanto el PAC no obtuvo los mejores resultados encantando a los votantes de estas zonas.

El partido evangélico obtuvo el 25% de los votos en Guanacaste, un 35% en Puntarenas y un 42% en Limón.

En cantones fronterizos como Coto Brus (33% de apoyo), Corredores (43%), Los Chiles (33%), Upala (40%), San Carlos (34%) y Talamanca (35%), Restauración también tuvo ventaja sobre los otros partidos.

Los expertos consideran más probable que el PAC saque votos de esas zonas del país a que Restauración penetre más en provincias centrales como Heredia, Cartago y San José.

“Es más difícil que Restauración entre aquí, porque su discurso ha sido básicamente dogmático y en la GAM hay una masa crítica mayor”, comentó Sibaja.

Guido Mora, analista autor de Cambio Político, considera que Restauración no arriesgará el “menudo que tiene en la bolsa”, tratando de impresionar a electores del Valle Central.

“Seguirá con un discurso maquillado, sin mucho sustento. No se va a arriesgar a ser deslegitimado”, dijo Mora en referencia a Fabricio Alvarado, candidato de Restauración.

El abandono histórico que han sufrido las provincias costeras por parte del Gobierno fue la clave para que Restauración tuviera éxito en estas regiones, sumado a la fuerte presencia de iglesias evangélicas que asumen el rol estatal en varios aspectos.

“Hay un gran vínculo entre las iglesias y estos votantes, ya que estas han cubierto algunas de las necesidades que se supone debe atender el Estado”, detalló Mora.

Estas zonas también fueron las que registraron mayor abstencionismo (41% en Guanacaste, 44% en Puntarenas y 43% en Limón), por lo que convencer a esa masa votante también será clave.

Los indecisos van a determinar en buena medida los resultados en segunda ronda, porque hasta hoy persiste un empate técnico entre ambos candidatos, según varias encuestas.

Para que un partido conquiste a estos indecisos, la llave está en propuestas de desarrollo y empleo, ya que la pobreza es el problema que más aqueja a los pobladores de las costas y las fronteras.

“El candidato que quiera estas provincias deberá levantar una bandera de compromiso con el desarrollo, sobre todo con el campesino y el sector agrícola; debe trasladar a esas zonas una cantidad importante de riqueza industrial y educativa”, opinó el politólogo Francisco Barahona.

“El turismo y desarrollo ecológico sustentable también son importantes”, agregó.

En el caso del Valle Central, región donde Fabricio ha tratado de seducir a los electores con sus adhesiones, el voto se inclina más hacia al PAC.

“Con su equipo económico Fabricio ha mandado una señal clara a quienes no quieren votar por el PAC pero no tienen candidato; sin embargo, este podría estar beneficiando los intereses de una elite económica y no de una mayoría”, argumentó Sibaja.

El PAC nunca ha ganado las provincias costeras en una elección y su principal caudal de votos se concentra en el Valle Central (triunfó en San José, Cartago y Heredia).

En estos comicios, el PAC no sacó un solo diputado por Puntarenas, Limón o Guanacaste, caso contrario a Restauración, que ganó cinco legisladores provenientes de esas zonas.


Ver comentarios