Enviar
Volatilidad o tendencia

Jorge Martínez Esquivel
Coordinador Servicios de Información

Es reconocida la utilidad de la bolsa de valores en su papel de proporcionar liquidez en el sistema financiero, pero también por permitir la generación de indicadores de desempeño de empresas, sectores industriales y de la economía en general. No obstante, la lectura de estos indicadores debe realizarse con cuidado, especialmente en una coyuntura de sensibilidad a las noticias. En este sentido se pueden citar las siguientes recomendaciones.

Primera, tanto los índices como otros promedios de precio y rendimiento son publicados en forma diaria, donde lo que importa no es tanto su valor diario como su tendencia. Una noticia favorable hoy y otra negativa mañana no deberían ser factores importantes cuando las inversiones se realizaron con objetivos de mediano a largo plazo.

Segunda, de forma general los precios o rendimientos de los títulos valores se comparan en forma relativa contra otros instrumentos similares o contra un desempeño teórico. Esta comparación define primas o márgenes adicionales, los cuales deben reflejar la diferencia entre los fundamentales de los emisores. Los estados financieros de las empresas, las cuentas fiscales o comerciarles de países y otros conocidos permiten identificar estos fundamentos de valor. Si se presenta un cambio rápidamente en los márgenes y ningún fundamental ha cambiando, muy probablemente los márgenes volverán a niveles acordes con los fundamentos.

Tercero, en ocasiones podemos encontrarnos con títulos que se transan en mercados diferentes, mercados en los que las fuerzas de oferta y demanda no son similares, esto determinará la posibilidad de precios diferentes para un mismo título. Y esto abre la posibilidad al arbitraje; sí, comprar en un mercado para ir a vender a otro. Cuando identificamos esta posibilidad en algunos títulos, entonces los indicadores, índices o simples promedios que contemplen estos títulos van a ser más inestables y sujetos a los movimientos entre mercados.

Finalmente, se debe tener muy presente que existen dos participantes básicos en los mercados de valores, los de mediano a largo plazo y los de corto plazo. A los primeros les interesan la estabilidad y tendencia, a los segundos la volatilidad y la posibilidad de realizar operaciones. Los dos son necesarios para que el mercado cuente con la liquidez y bursatilidad necesaria. Recordemos que Warren Buffet, declarado defensor de los fundamentales como determinantes en la decisión de inversión, también dijo en algún momento “si los mercados fueran perfectos yo estaría pidiendo caridad en la calle”.

Ver comentarios