Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



CANDILEJAS


Vocación, sin dudas

Candilejas [email protected] | Viernes 12 agosto, 2016

Una flor, fotografía. El “ojo”, dibujo a carboncillo. Una flor con mariposa, fotografía. Fotos: Esteban Monge/LaRepública


Hay personas que tienen habilidad para hacer algo pero no el gusto por ello. Son muy buenas realizando alguna labor pero no la disfrutan.

Por el contrario, hay quienes gustan mucho de algo pero no tienen la habilidad para hacerlo. Esto puede incluso generar frustración si a pesar de los intentos por desarrollar la habilidad no se logra.

“Para que exista lo que llamamos vocación se necesita tener el gusto por algo y la habilidad para hacerlo. Es decir, deben converger las dos cosas: gusto y habilidad”.Así es como explica desde su punto de vista el psicólogo Rafael León el tema.

Esto es algo profundo, interesante, emocionante, porque  de ello depende que la gente disfrute su trabajo o lo sienta como una carga.

El caso de Arianna Estrada Coto, es un ejemplo de confluencia entre gusto por algo, habilidad para hacerlo desde muy pequeña y disfrute a lo largo de los años con el aprendizaje de las técnicas que le permiten hoy hacer lo que más le gusta: dibujar, pintar, esculpir y hacer fotografía artística.

“Desde que tengo memoria me gusta dibujar, lo hacía en el kínder y luego en la escuela, todos los días. Dibujaba lo primero que tuviera alrededor o lo  que tuviera en la mente”, dice Arianna.

Ella es una joven quien concluirá sus estudios de secundaria en el Conservatorio de Castella este año, pero desde cuarto grado de escuela recibió clases con el profesor y escultor Francisco Alpizar, hasta sétimo año. Con él aprendió técnicas y manejo del color.

“Mi sueño siempre fue estar en un colegio artístico y cuando gané el noveno año fue un gran logro porque eso me permitía seguir en el Castella, ahí además de las técnicas estudié historia del arte”, cuenta la artista.

En  décimo año del bachillerato en el  Castella, es el momento en  que debe optar por una forma de expresión artística, luego de haber estudiado y experimentado las demás.

“Elegí la escultura. Tener arcilla en las manos y poder moldear. Sigo con la plástica pero descubrí el arte fotográfico.  Llevé un curso de fotografía y mi sueño ahora es tener a futuro un estudio de fotos y seguir haciendo también arte fotográfico.

Desde el pasado 5 de agosto, Arianna Estrada, presenta una muestra de sus obras en la sala de exposiciones del INA, en su sede central en la Uruca.

Un espacio este al cual Candilejas da seguimiento en sus actividades porque significa una oportunidad tanto para artistas como para el público cautivo, empleados del INA, además de los visitantes.

“Durante  los 20 años de existencia de esta Sala de Exposiciones, cientos de artistas consumados y otros que se inician han podido mostrar su talento y compartirlo de manera directa y vivencial con toda clase de público”, dice Lorena Sibaja, Directora de Comunicaciones del INA y co-fundadora de la Sala de Exhibiciones de la institución.

Siguiendo con Arianna, ella explica: “actualmente trato de llevar una línea conceptual para definir qué es lo que me gusta. Ahora hago mis obras de acuerdo a como veo las cosas y la vida desde mi estatura”. Arianna es persona acondroplásica, un problema de salud por el cual es de baja estatura.

Aún si a futuro partiera de otros conceptos para crear arte, lo cierto es que Arianna Estrada cumple con lo asegurado más arriba por el psicólogo Rafael León porque reúne gusto y habilidades para ser artista.
Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]