Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Visita de Abe a santuario alerta a automotrices japonesas

Bloomberg | Sábado 28 diciembre, 2013

La visita podría llevar a que se repita lo sucedido el año pasado, cuando los consumidores boicotearon los autos japoneses. Bloomberg/La República


Visita de Abe a santuario alerta a automotrices japonesas

Las automotrices japonesas se preparan para una posible reacción negativa de los consumidores si las tensiones con China llegaran a escalar luego de que el primer ministro Shinzo Abe visitó un santuario donde se homenajea a muertos en la guerra el día del cumpleaños del presidente Mao Zedong.
Nissan Motor Co. dijo que “observaba atentamente” los movimientos que pudieran producirse en las relaciones entre Japón y China luego de la visita de Abe.
Su presencia en el santuario de Yasukuni en Tokio, donde se rinde culto a muertos en la guerra entre los que se cuentan catorce líderes de la II Guerra Mundial procesados como criminales de guerra, motivó la condena de China.
Las acciones de las tres mayores automotrices de Japón tuvieron un alza en Tokio.
“Como compañía, no tenemos modo de intervenir en política”, declaró telefónicamente Huo Jing, portavoz de Nissan en Pekín. “Todo lo que podemos hacer es ser mejores en nuestro trabajo”.
Toyota Motor Corp. y Honda Motor Co. informaron su primera baja en las ventas anuales en China el año pasado, luego de que el gobierno japonés comprara un grupo de islas en disputa a su propietario privado, desatando protestas en todo el país y una violenta reacción de los consumidores.
La visita que realizó Abe coincide con el 120º cumpleaños de Mao, día en que los dirigentes chinos, incluido el presidente Xi Jinping, rinden honor al fundador del estado comunista.
“Todavía estamos en un punto en que debemos evaluar cuidadosamente el impacto, pero es evidente que esto tiene un impacto negativo para Japón”, señaló Mitsushige Akino, jefe de administración de fondos de Ichiyoshi Asset Management Co. de Tokio. “La visita plantea grandes riesgos geopolíticos”.
“Eligieron el día de ayer para visitar el santuario, lo que hace aún más difícil que el pueblo chino lo acepte”, dijo Cui Dongshu, subsecretario general de la Asociación de Vehículos de Pasajeros con sede en Shanghái. “La señal que están enviando es muy peligrosa. Disuadirá a algunos compradores porque estos podrían preocuparse por una cuestión de seguridad de su auto o incluso de ellos mismos si el clima político empeora”.
Las automotrices japonesas están recuperando terreno en China, aunque esto tiene un costo, ya que sacrifican ganancias por volumen, explicó Cui.
La visita podría llevar a que se repita lo sucedido el año pasado, cuando los consumidores boicotearon los autos japoneses, apuntó.
Zhang Yulan, una operaria fabril jubilada de Pekín, dijo que no va a permitir que su hijo compre un auto japonés.
“El gobierno japonés siempre está creando problemas”, dijo Zhang, de 58 años, cuya familia planea comprar un auto. “Hay tantas otras opciones, ¿por qué elegir uno japonés? Sé que la mayoría de ellos se fabrica en China, ¿Pero por qué ayudarlos a ganar dinero?”.
En Shanghái, el consulado japonés instó a sus ciudadanos a ser cautelosos ya que hay peligro de que se agrave la animosidad dado el “fuerte tono antijaponés” de los informes de los medios de prensa chinos, según un comunicado enviado por correo electrónico.

Bloomberg