Enviar
Violencia crece entre israelíes y palestinos
 Ataques se intensifican a semanas de que Palestina pida reconocimiento a ONU

Israel y la Franja de Gaza son escenarios de violencia semanas antes de que el liderazgo de Palestina pida a la ONU la aceptación de su Estado como miembro de pleno derecho de la organización.
En principio, el requerimiento llegaría a la ONU el próximo 20 de setiembre, en una apuesta fuerte de los palestinos tras casi un año de estancamiento y fracaso en el proceso de paz.
Los ataques de Hamás contra Israel continuaron el viernes con hasta 22 cohetes Qassam y Grad.
Del lado israelí, la mayoría de los cohetes cayeron en zonas abiertas y no causaron daños ni heridos, pero uno de los misiles alcanzó un edificio en un parque industrial, hiriendo a seis personas.
Las fuerzas de defensa de Israel (Ejército IDF) desplegaron la Cúpula de Hierro, un sistema de defensa antimisiles, en la noche del viernes para interceptar un cohete con destino a la ciudad portuaria de Ashdod.
Grandes contingentes de las fuerzas policiales llegaron al lugar de los ataques con cohetes y están en alerta de misiles adicionales. Los residentes son llamados a permanecer en las proximidades de los refugios.
Tres milicianos palestinos murieron la noche del viernes en Gaza en dos nuevos ataques aéreos israelíes contra la franja, lo que eleva a cinco el número de muertos en la jornada.
Los ataques de la fuerza aérea israelí a la Franja de Gaza fueron una respuesta a un día de mayor violencia, el jueves, en el que ocho israelíes murieron y 30 más resultaron heridos durante un ataque terrorista bien planeado a lo largo de la frontera egipcio-israelí.
El lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza continuó luego de que la Fuerza Aérea de Israel atacara varios puntos en el territorio controlado por Hamás el mismo jueves.
Los aviones israelíes atacaron los centros de fabricación de armas en el centro de la Franja de Gaza y dos sitios más en el norte y el sur, afirma la oficina del portavoz del ejército israelí.
“El ataque fue planeado en la Franja de Gaza por los Comités de Resistencia Popular y perpetrados por los terroristas que cruzaron desde Gaza hacia el Sinaí a través de túneles de contrabando. Luego viajaron a unos 200 kilómetros para llegar a una zona de la frontera protegida solo por una cerca de alambre hecha jirones, a unos 15 kilómetros al norte de Eilat (cerca del Mar Muerto)”, afirma el diario Haaretz de Israel.
Las fuerzas israelíes mataron a cinco de los terroristas, y los soldados egipcios a dos más. Sin embargo, las Fuerzas de Defensa de Israel estiman que de 15 a 20 participaron en el ataque, es decir, la mayoría escapó.
Funcionarios de las FDI creen que el objetivo del ataque era secuestrar a un soldado. El ejército israelí había respondido a las advertencias de un ataque planeado, reforzar sus fuerzas en la zona.
El Ejército israelí lleva meses preparándose para una posible ola de protestas populares en Cisjordania, Gaza e incluso países vecinos, con marchas hacia Israel desde distintos frentes.
Aunque son pocos los altos militares que prevén que se repita una Intifada (alzamiento) como el que estalló en setiembre de 2000 tras fracasar las negociaciones de Camp David, el poder ejecutivo ha ordenado a las Fuerzas Armadas tener en cuenta todas las posibilidades.
La parte palestina se levantó de la mesa de diálogo en setiembre de 2010, tres semanas después de que el nuevo proceso comenzara, a causa de la suspensión por parte de Israel de la moratoria parcial que había declarado en la construcción en los asentamientos de colonos judíos en Cisjordania.
Desde entonces han fracasado los esfuerzos internacionales para reactivarlas, por lo que el liderazgo palestino, encabezado por Mahmud Abás, ha decidido recurrir a la ONU.

Silvia Pardo
[email protected]
consultó EFE y Haaretz
Ver comentarios