Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NACIONALES


Vía a Sixaola genera discordia

Danny Canales [email protected] | Sábado 05 abril, 2008



Informe refuta aumento en costo de obras y supuesta reducción de vida útil
Vía a Sixaola genera discordia

• Proyecto costó $13,5 millones y fue financiado con el impuesto a los combustibles
• Constructora Meco defiende que cambios a diseño más bien aumentaron la duración de la carretera

Danny Canales
[email protected]

La construcción de la vía hacia Sixaola, frontera con Panamá, se convirtió en el centro de la discordia.
El aumento del costo del proyecto, mediante un addendum al contrato, y la reducción de la vida útil de la obra, al sustituir algunos de los materiales, forman parte de los cuestionamientos que recoge un informe sobre el proyecto.
La obra original estaba valorada en $10,3 millones, pero dos años después se amplió en $3,2 millones debido a que se realizaron cambios al diseño. Además se determinó ampliar el plazo de construcción en 240 días.
La consultoría que refuta el proyecto vial fue elaborada por la firma Piedra y Ureña Asesores Financieros y Constructores S.A., por encargo del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).
De acuerdo con los hallazgos, al parecer no existen documentos que justifiquen algunos de los cambios que se realizaron al diseño y que encarecieron el costo de la obra.
También se cuestiona el hecho de que presuntamente se sustituyeron los materiales empleados en la capa asfáltica a petición de la empresa Meco, contratada para el proyecto, por materiales que redujeron a la mitad la vida útil de la carretera. En ese sentido el estudio dice que pasó de 15 a siete años de duración.
Además se detallan defectos en el diseño y en el cartel de licitación, que obligaron a hacer ajustes durante la etapa constructiva de la obra.
Como consecuencia, la firma consultora solicitó a las autoridades del MOPT la apertura de procesos administrativos contra las personas que aprobaron el plano y el cartel supuestamente defectuosos y que se sienten responsabilidades.
Otro de los cuestionamientos fue que el proceso de fiscalización se inició 13 meses después de la orden de inicio, por lo que algunos trabajos no tuvieron la adecuada supervisión.
No obstante, el informe reconoce que no hubo evidencia de mala práctica constructiva de acuerdo con los análisis de los estudios y visitas realizadas.
“El proyecto que al final se ejecutó, no muestra signos de deterioro ni se evidencia una mala práctica constructiva”, señala el estudio, del cual LA REPUBLICA tiene un copia.
La obra comprendió la construcción de una nueva carretera de 31,7 kilómetros entre las comunidades de Bribri y Sixaola, en la frontera caribeña con Panamá.
LA REPUBLICA intentó conocer cuáles medidas tomará el MOPT a raíz de las conclusiones y recomendaciones del informe contratado, sin embargo, no fue posible contactar a Pedro Castro, viceministro de Obras Públicas, a pesar de que se le dejaron mensajes en su oficina y celular.
En el caso de la empresa contratista Meco, sus representantes advierten que el estudio de consultoría elaborado por Piedra y Ureña Asesores Financieros y Constructores S.A., tiene un sinnúmero de contradicciones.

“Por un lado solicitan inhabilitar a la empresa, pero en el mismo informe se dice que no se encontró mala práctica constructiva”, manifestó José Alfredo Sánchez, vicepresidente de Meco.
En ese sentido Sánchez reconoció que su representada propuso la modificación de los materiales que se emplearon en la construcción de la superficie, pero desmintió que los cambios hayan p
rovocado una reducción del tiempo de duración del proyecto.
Más bien Sánchez dijo que los cambios planteados al proyecto lograron aumentar la calidad de la obra, dado que fueron para subir la rasante para evitar que las constantes inundaciones dañaran la carretera de forma prematura.
“Además si el addendum aprobado es incorrecto, a quienes se debe pedir cuentas es a la Administración y la Contraloría General de la República, pues le dieron el visto bueno”, sentenció Sánchez.
El proyecto de construcción de la carretera a Sixaola ha sido muy cuestionado, debido a que las inundaciones que afectaron el Caribe en enero de 2005 provocaron fallas en casi un kilómetro de vía cuando la obra aún no había sido entregada al Estado. A pesar de que ya han pasa
do tres años y que se dispone de los recursos para su reparación, aún se encuentra en mal estado.
Sobre los daños que presentó ese camino en 2005, Sánchez defendió que se dieron por la fuerza de las aguas, pues “fueron las inundaciones más fuertes que se han presentado en la zona”. Y más bien defendió que para lo atroz del temporal, el deterioro es menor, gracias a los cambios planteados para aumentar la rasante.
Este es el segundo informe que cuestiona la ejecución de la construcción de la carretera a Sixaola, pues antes el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales, de la Universidad de Costa Rica, había planteado más de 30 presuntas inconsistencias en la obra.
La obra fue financiada por el Consejo Nacional de Vialidad con los recursos que se perciben del impuesto a los combustibles y del derecho de circulación de vehículos.