Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 25 Marzo, 2014

Sigo teniendo la esperanza por la lucha pacífica de nuestros amigos y que seamos parte de un grupo de países que están en contra de la opresión


Vergüenza en la OEA

¿Qué tanto conocemos de las negociaciones o posiciones de nuestro país en organismos internacionales? Muchos las ven tan lejanas de nuestra realidad diaria, que por supuesto no le damos seguimiento y mucho menos mostramos interés alguno.
¿Qué se cocina debajo de la mesa y qué beneficios pueden estas generarnos?
Para participar en estos foros el país debe pagar una cuota. La cual sale por supuesto de nuestros impuestos. O sea, la paga usted y cada uno de nosotros.
¿Son congruentes con el pensar general de la población costarricense o manipuladas a intereses particulares?
Claro… ¡cómo puedo esperar ser informada de esto, si ni siquiera hay una verdadera rendición de cuentas con lo que pasa a lo interno de nuestro país!
¡Cuántos tubos abiertos y qué tan poco control tenemos!
A final de cuentas las organizaciones las forman las personas y los países que las representan en las mismas.
Un ejemplo. En las últimas tres semanas se han dado dos votaciones en la OEA donde se vio el tema “Venezuela”.
En la primera votación, solo tres países: Panamá, EE.UU. y Canadá votaron a favor de hacer esta sesión pública. En lo personal quiero felicitar a estos tres gobiernos por su valiente y decidida posición en defensa de los derechos humanos de nuestros hermanos venezolanos.
Pero, ¿cómo votó Costa Rica? Obviamente con el resto que voto en contra. Claro está, no estuvieron los medios de comunicación presentes.
En su segunda votación de la semana pasada, esta sí transmitida en vivo, varios países cambiaron su posición. Entre esos, Costa Rica.
Pero como costarricense me pregunto cuál es la posición de nuestro Gobierno ante esta organización y otras en sesiones privadas, ¿son estas congruentes o cambian dependiendo de quien los ve y los oye?
En lo personal puedo entender la posición de Nicaragua, Brasil, Ecuador o Argentina; aunque no la comparto.
Pero, ¿nosotros? ¿Qué compromisos tenemos con el actual régimen venezolano?
En lo personal no solo me cuestiono el resultado de la votación general en esta sesión y de los verdaderos beneficios que nos pueda estar dando ser parte hoy de esa organización.
En realidad debería escribirlo en minúscula, porque creo que dejó de cumplir su propósito. Me cuestiono seriamente la posición de nuestro Gobierno ante este y otros foros.
¿Vamos a tener un cambio con el nuevo gobierno? Sinceramente espero que sí. Sigo teniendo la esperanza por la lucha pacífica de nuestros amigos y que seamos parte de un grupo de países que están en contra de la opresión y del totalitarismo violento en cualquier país o región.
Si no quiero eso para mi país, tampoco lo quiero para mis amigos y hermanos.
Espero sinceramente un cambio de posición con el nuevo gobierno y que quien asuma, no solo haga una labor mucho mejor a lo interno y en lo internacional, sino que rinda realmente cuentas de su actuar y no simplemente descalifique a alguien por preguntar o discrepar; lamentablemente una moda, cuando no gusta el resultado del sentir general.


Mónica Araya