Veranos azotarían precio de electricidad
Enviar
Atraso en plantas a base de recursos naturales obligará a quemar combustible hasta 2011
Veranos azotarían precio de electricidad

• Dos alzas en trámite subirían tarifa residencial unos ¢3 mil e industrial hasta ¢122 mil por mes
• Usuarios deberán poner en marcha planes de ahorro para enfrentar la crisis

Danny Canales
[email protected]

Si usted no ha tomado medidas para ahorrar energía es mejor que empiece a considerarlo.
Lo anterior porque las estimaciones hacen ver que los costarricenses pagarán tarifas altas por el servicio eléctrico al menos por dos veranos más.

El problema se debe a que el atraso en la construcción de nuevas plantas eléctricas que operen a base de recursos naturales, obligará a producir energía térmica extra en la estación seca de 2009 y 2010.
La generación térmica es hasta cinco veces más cara que la hidroeléctrica, eólica o biomásica, debido a que es producida a partir de derivados del crudo, como diésel o búnker.
Por ejemplo, mientras un kilovatio de energía hidroeléctrica cuesta en promedio ¢51, la térmica ronda los ¢260.
Para enfrentar el faltante de 200 megavatios, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) contrató de urgencia dos plantas térmicas, por un costo anual de $47 millones.
Ambos contratos vencen el próximo año, pero ya el ICE adelantó que los prorrogará cuando menos un año más, debido al atraso en la agenda de nuevas obras eléctricas, reconoció José Joaquín Azofeifa, subgerente de electricidad del ICE.
El costo adicional de producir energía a base de combustibles terminarán pagándolo los consumidores debido a que un alto porcentaje es trasladado a las tarifas.
Por ejemplo, actualmente hay dos peticiones de aumento en las tarifas eléctricas ante la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) justificad
os en parte por el aumento en el consumo de combustible.
De ser aprobadas ambas peticiones de incremento, una familia que consume en promedio 200 kilovatios al mes deberá pagar ¢3.060 más.
Igual sucederá con el sector industrial, en donde el recibo eléctrico de una compañía que consuma en promedio 3 mil kilovatios crecerá en ¢122 mil, en promedio.
Esa situación se mantendrá hasta 2011, pues será hasta el verano de ese año cuando empiece a operar la planta hidroeléctrica Pirrís.
El inicio de operaciones del nuevo proyecto estaba previsto para este año, pero trabas burocráticas y los embates del huracán Alma, en mayo, provocaron que se demorara.
La nueva planta térmica sumaría 128 megavatios al sistema de interconexión eléctrica y tendrá un costo de más de $400 millones.
El país entró en crisis eléctrica en el verano de 2007, cuando fallas en tres plantas térmicas y en el embalse del Arenal, provocaron apagones que se extendieron por más de una semana.
La respuesta a ese conflicto fue el alquiler de las dos plantas térmicas.


Ver comentarios