Ventas de vehículos crecieron en Brasil
Enviar
Ventas de vehículos crecieron en Brasil

Río de Janeiro
EFE

Las ventas de vehículos nuevos en Brasil aumentaron un 11,54% en diciembre frente a noviembre gracias a las medidas anunciadas el mes pasado por el Gobierno para hacer frente a la caída de la demanda provocada por la crisis financiera internacional.
Según el balance divulgado ayer por la Federación Nacional de Distribuidores de Vehículos Automotores (Fenabrave), las distribuidoras vendieron en diciembre 345.447 automóviles, vehículos comerciales ligeros, camiones, autobuses y motocicletas, frente a 309.712 en noviembre.

El aumento fue atribuido por los distribuidores a las reducciones de impuestos sobre los vehículos nuevos concedidas por el Gobierno para incentivar el sector automotor, uno de los más afectados en Brasil por la crisis internacional.
Además de aumentar el crédito para la venta de automóviles, el Gobierno redujo el impuesto sobre la producción de vehículos, lo que permitió que las distribuidoras redujeran sus precios en el último mes del año.
Tales medidas, sin embargo, no impidieron que las ventas de diciembre fuera en un 16,39% inferiores a las del mismo mes de 2007 (413.143 unidades).
De acuerdo con la Fenabrave, la reducción de las ventas en el último trimestre por la crisis internacional no impidió que Brasil cerrara el año con un récord de 4.849.497 vehículos nuevos vendidos.
Las ventas de automóviles nuevos en 2008 superaron en un 14,15% las de 2007 (4.248.275), que ya habían sido las mayores en la historia del país.
La reacción de las ventas en diciembre obligó a la Federación a revisar sus previsiones para 2009, para cuando proyectaba una caída del 19% en las ventas.
Según el presidente del gremio de distribuidores, Sergio Reze, la Federación prevé ahora que, mantenidas las actuales condiciones, es decir con impuestos menores y oferta mayor de crédito, las ventas podrán subir un 3% en 2009 frente a 2008 y ubicarse en cerca de 4,9 millones de unidades.
La previsión contradice el momento actual del sector automotor, uno de los más afectados en Brasil por la crisis internacional.
Algunos fabricantes de automóviles del país continúan parados en enero tras haber concedido vacaciones colectivas obligatorias a sus trabajadores en diciembre para reducir la producción y adecuarla a la caída de la demanda.
Las montadoras comenzaron a reducir su producción en octubre, cuando se sintieron en el país los primeros efectos del agravamiento de la crisis, como la reducción del crédito y la caída de la demanda internacional.
La francesa Renault, con tres plantas en el sureño estado de Paraná, confirmó que llegó a un acuerdo con los sindicatos para suspender por cinco meses el contrato de trabajo de unos mil empleados para evitar los despidos posteriormente.
Según datos divulgados por el Gobierno, la producción de automóviles en Brasil cayó un 22,6% en noviembre pasado frente a octubre y un 18,3% en la comparación con el mismo mes de 2007.

Ver comentarios