Enviar
Venezuela paga con envíos de petróleo la deuda con China

Venezuela, el más importante productor de petróleo en Suramérica, destina 200 mil barriles de crudo diarios de sus despachos a China para cancelar un crédito por $20 mil millones que esa nación otorgó a Venezuela para financiar proyectos de electricidad, agricultura y tecnología.
Venezuela, uno de los países miembros de la OPEP, tiene planificado incrementar los envíos a China que por ahora llegan a los 400 mil barriles diarios. “Los despachos a China están en aumento. El compromiso es enviar en el año 2012 un millón de barriles de petróleo y productos”, dijo Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo en una entrevista el miércoles en Caracas.
La mitad de las exportaciones a China se destinan a pagar este préstamo, pero Ramírez aclaró que los envíos de crudo liviano y fuel oil se cancelan al precio internacional que marca el mercado de Singapur. “No tenemos ningún acuerdo para vender petróleo con reducciones en el precio”, dijo Ramírez.
El ministro que en su oficina tiene más de 10 cuadros y fotografías con imágenes de Simón Bolívar, el Che Guevara, Fidel Castro y Hugo Chávez, apuntó que el objetivo es comenzar a enviar petróleo pesado a China luego que Venezuela y la nación asiática construyan en conjunto refinerías para procesar crudo de la Faja del Orinoco donde la empresa china CNPC tiene contratos para procesar en un futuro un millón de barriles días.
“Nosotros estamos diversificando nuestros mercados de exportación, y todos nuestros proyectos van en esa dirección”, dijo Ramírez, quien además es presidente de Petróleos de Venezuela SA, la empresa petrolera estatal.
China acordó en el mes de abril prestarle a Venezuela $20 mil millones para financiar proyectos de desarrollo a cambio de garantizar envíos de petróleo por los próximos 10 años. Además PDVSA y la empresa petrolera estatal de China crearon una empresa mixta este año con el objetivo de extraer y enviar a las refinerías de China un millón de barriles diarios de petróleo de la Faja Petrolífera del Orinoco. Calculan que la inversión conjunta es de $16.300 millones.
La Agencia Internacional de Energía estima que en 2030 China podrá haber casi cuadruplicado las importaciones de petróleo del año 2006. Al término del tercer trimestre de 2010 la nación asiática necesitará un promedio de 8,9 millones de barriles de petróleo al día, una cantidad 9,5% mayor que la del mismo periodo del año pasado, de acuerdo con un informe publicado esta semana por la unidad de investigación de CNPC.
Desde su despacho en Caracas, Ramírez aseguró que Venezuela comenzará a construir una refinería en China a finales de este mismo año. El proyecto forma parte de la política internacional de Pdvsa de buscar nuevos mercados y tener un escenario ante una eventual suspensión de los envíos de crudo a Estados Unidos por razones políticas, un plan que Ramírez prefiere mantener en secreto. “No revelaremos nuestraS estrategias, pero nuestros envíos a China van en aumento, independientemente de lo que haga Estados Unidos”, dijo.
Venezuela envió un promedio de 1,01 millones de barriles de crudo diarios a Estados Unidos en el mes de mayo, una cifra menor a los despachos máximos de 1,55 millones de barriles diarios que vendió en 1998, un año antes de que asumiera el poder el presidente Hugo Chávez.
Venezuela firmó la semana pasada la entrega del primer pago de $5 mil millones de esa línea de crédito que abrió con China por $20 mil millones. La mitad del dinero se entregará en dólares y la otra parte en yuanes, dijo PDVSA en un comunicado que envió el pasado 29 de julio. La firma Morgan Stanley, el pasado 2 de agosto apuntó que “las exportaciones de crudo al país asiático podrían no estar acordándose a precios de mercado, sino con algún descuento”.
El comercio internacional entre Venezuela y China aumento a $8.900 millones en 2008 de $85,5 millones en 1999, de acuerdo con el banco estatal Bancoex.
Venezuela, que ha fortalecido los lazos con Irán, no está enviando gasolina a la nación persa en un ambiente de sanciones económicas que aplicaron Estados Unidos y Europa. “No está programado enviar gasolina a Irán”, dijo Ramírez, aunque considero “salvajes” y de “preguerra” las medidas aplicadas a esa nación. “Los despachos a Irán no han sido frecuentes, los hemos hecho en algunas ocasiones antes de estas sanciones, pero no se están haciendo ahora. Nada tiene esto que ver con las sanciones, es porque no están programados”, reiteró.
Ramírez, que tiene 47 años, dijo que hasta ahora no han recibido una solicitud formal de la empresa petrolera BP para vender activos en Venezuela, como parte de su plan para cubrir los gastos tras el accidente en el golfo de México que implica pagos por $30 mil millones. Pero aclaró que BP está obligada a pedir una autorización del ministerio y de la Asamblea Nacional antes de hacer esa venta, porque contratos como los que tiene BP son de interés público en Venezuela. “Si el traspaso de activos se hace a una filial de la casa matriz es mas fácil el procedimiento”, apuntó.
PDVSA, que ayudó a financiar programas sociales del gobierno de Chávez entre los que se incluyen misiones para la educación de adultos y distribución de alimentos, mostró esta semana como sus ganancias de 2009 cayeron 53% al ubicarse en $4.400 millones debido a los cortes de producción de la OPEP y la reducción de los precios del petróleo en el mercado internacional.
“No somos una empresa privada, ni somos una empresa preocupada por cumplir criterios comerciales. PDVSA es una empresa pública, del estado venezolano, cuya principal tarea es tener capacidades operativas y recursos para captar la mayor renta petrolera posible.
Como fundador y miembro de la Opep, Venezuela tiene previsto este año mantener su producción de 3,01 millones de barriles diarios y cumplir “con disciplina” la cuota de la OPEP, dijo Ramírez. El ministro se mostró satisfecho con la tendencia del precio del petróleo hacia un precio justo que ubicó en una banda de $80 a $100 el barril. Ramírez, sin embargo, aclaró que “las decisiones que tomemos en el seno de la OPEP tienen que ser muy cautelosas” y el ministro considera que no deben aumentar la cuota este año.

Caracas
Bloomberg

Ver comentarios