Vatel y su inolvidable corvina a la meunière
La responsable de buscar la excelencia y complacer a cada comensal es Danela Benavides, copropietaria de Vatel. Gerson Vargas/La República
Enviar
La cocina del restaurante josefino se esmera en complacer los gustos de cada comensal
 
En la sencillez se encierra gran belleza y sabor. Esa máxima es clara cuando se disfruta la corvina a la meunière del restaurante Vatel, en Rohrmoser.
 
La combinación de un pescado fresco, bien seleccionado, acompañado de una salsa que mezcla mantequilla, limón, perejil y un toque secreto del chef, da forma a un platillo inolvidable y que va muy bien en esta época de Semana Mayor.
 
Para lograr ese resultado memorable la preparan en un punto de cocción con un ligero color dorado en su exterior y una textura suave en el interior. La salsa baña el filete y le aporta ese toque cítrico que le añade sabor sin robarle protagonismo al gusto natural del pescado.
 
Además se acompaña de unas papas mini al estilo campesino, que generan un contraste con el pescado. Adicionalmente el plato incluye unos vegetales baby que además de un hermoso color, le aportan frescura al plato.
 
La responsable de buscar la excelencia y complacer a cada comensal es Danela Benavides, copropietaria de Vatel junto a Enrique Fernández.
 
“Cada día nos proponemos ofrecer algo delicioso, buscamos mejorar siempre y trabajamos con el corazón en cada plato con el objetivo que el cliente diga ¡wow, me encantó! Aquí desarrollamos el concepto de un restaurante casual, para que las personas vengan relajadas, que se sientan cómodas mientras disfrutan de su comida”, explicó Benavides.
 
El restaurante tiene una influencia francesa, la entrada de sopa de cebolla es una clara muestra. Su base es un poco menos intensa y el gratinado de queso emmental le da un toque único.
 
También hay influencia de la dieta mediterránea en otros de sus platillos, como su popular ensalada griega.
 
“A los comensales les gusta mucho por la combinación de queso feta con las aceitunas kalamata y verdes, vegetales frescos y la mezcla de lechugas. La recomendación es un chorrito de aceite de oliva, pero si lo prefieren podemos ofrecerles algún aderezo hecho en casa”, añadió la copropietaria.
 
Quienes comparten el deseo por la carne roja saldrán más que satisfechos con el lomito richelieu. Una porción de carne angus importada que se acompaña de una salsa de champiñones aromatizada con trufas, brandi, oporto y el toque secreto del chef. 
 
Lo ideal es acompañarla de puré o una ensalada fresca para darle balance al plato.
 
“No hay nada más lindo que un comensal sienta que le dieron un buen servicio, que sientan que está tan rico que hasta quieren compartirlo con una foto en sus redes sociales y que dejen el plato vacío: para eso trabajamos en Vatel”, finalizó Danela Benavides.
 
Detalles

Restaurante Vatel
Dirección 100 metros al sur del final del bulevar de Rohrmoser.
Horario De lunes a sábados de 11 a.m. a 3 p.m. y de 6 p.m. a 10 p.m., domingo cerrado
Teléfono 2290-3456
Ver comentarios