Enviar
Urgen capacitación y supervisión


El fuerte crecimiento del sector de la construcción parece haber generado un fenómeno que está afectando actualmente la calidad de las edificaciones y obliga a una toma de medidas inmediatas, puesto que es la seguridad de quienes vayan a habitar o trabajar en dichos edificios lo que está en juego.
Si bien es grande el actual auge inmobiliario en provincias como Guanacaste y Puntarenas, el problema puede afectar en realidad a cualquier lugar del país en donde se construya.
Según informó LA REPUBLICA ayer, el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos ha realizado estudios que demuestran que las obras en algunas zonas costeras cumplen solo con un 30% y un 50% de lo indicado en el Código Sísmico en materia de resistencias.
Empresarios vinculados al sector manifestaron a este medio que el problema se origina porque muchas veces los operarios contratados carecen de herramientas adecuadas o simples conocimientos básicos en construcción.
La situación indica que se deben atender aspectos varios que confluyen en los procesos constructivos en donde existe una cadena de mandos.
Los peones de construcción deben recibir instrucciones precisas sobre la forma de realizar su trabajo y ser supervisados por maestros de obra, y estos a su vez seguirán indicaciones y serán fiscalizados por los ingenieros.
De la regularidad y el celo con que se lleven a cabo y mantengan las funciones en esta cadena de mando dependerá sin duda el que vuelvan a cumplirse en todos los casos las exigencias para que los edificios y viviendas sigan siendo en el país sitios seguros.
Algunas empresas han optado ya por brindar cursos a su personal y deberían abrirse otras posibilidades para que los interesados se capaciten para una fuente de trabajo que requiere hoy mayor personal que antes.
Sin embargo, no solo de la capacitación dependerá la solución al problema, sino que habrá de ponerse el énfasis también en la supervisión del trabajo para verificar, en la práctica, que las especificaciones se cumplan.
Por otra parte, los dueños o compradores futuros de los edificios tendrán que verificar también que estos cumplan con los requerimientos del Código Sísmico, para asegurarse de que su inversión corresponda con la calidad deseada del inmueble y, especialmente, con la seguridad que este debe brindar.
Ver comentarios