Urge moderno tren urbano, dicen empresarios
Enviar

Un moderno tren urbano en la Gran Área Metropolitana (GAM) sería un importante paso para mejorar la calidad de vida, así como la productividad, de miles de trabajadores que pierden varias horas al día para movilizarse de un lado a otro.

Esto es el consenso de los líderes de varias cámaras empresariales, consultados por LA REPÚBLICA acerca del tema.

El problema se agrava en el caso de los padres de familia, incluso ellos pierden tiempo para estar con sus hijos, y a menudo deben pagar a alguien para que los cuide mientras regresan a casa.



La pérdida económica es alta en los sectores de trabajo intensivo, como los centros de llamadas; se trata de millones de horas desperdiciadas al año en el tránsito en la GAM, de acuerdo con un análisis de este medio.

La coordinación del tren con un sistema de autobuses eficiente sería vital para que el transporte urbano funcione a su máximo nivel, es otra consideración del sector empresarial.

En cuanto a la forma que el tren debe tener, el modelo elevado sería una opción, así como la de combinar la elevada en las zonas altamente pobladas y la de superficie en las demás.

El gobierno de Luis Guillermo Solís elaboró el plan del Tren Rápido de Pasajeros, que sería elevado entre Paraíso en el este, y Belén y Coyol en el oeste, con un costo de $1,8 millones.

Sin embargo, el plan dejado en 2014 por el entonces presidente del Incofer, Miguel Carabaguíaz, sería de superficie, a un tercio del costo de uno elevado.

La inversión inicial tendría que ser financiada por el Estado, ya que los ingresos operativos cancelarían únicamente los gastos corrientes, como mano de obra, electricidad y mantenimiento.

Cualquier proyecto consiste en un tren elevado 100% eléctrico, aprovechando la vía ferroviaria existente.

201805041733390.530.jpg
Contar con un tren urbano mejoraría la productividad y la calidad de vida de las personas, dijo Yolanda Fernández, presidenta de la Cámara de Comercio. Gerson Vargas/La Républica


¿Cuánto cuesta?


Financiar la construcción del tren elevado tendría un costo anual para el público de unos $116 millones, para un gobierno que en los últimos años ha tenido déficits crónicos.

El costo constructivo no se recuperaría por los ingresos operativos, que solo cubren los gastos corrientes, como salarios, electricidad y mantenimiento (la cifra supone el préstamo de $1,8 mil millones a 30 años plazo y una tasa del 5%).



Costo anual $116 millones


A FAVOR


El tren urbano moderno sería un paso importante para mejorar la calidad de vida, así como la productividad, en un área metropolitana donde las personas pierden varias horas al día para movilizarse de un lado a otro.

Hubert Arias

Presidente
Camtic

El aporte de un moderno tren urbano será muy importante.
Un sistema de trenes eficiente ayudaría a que los tiempos de traslado disminuyan y a que los usuarios no estén estresados por llegar puntuales a sus trabajos o a realizar sus actividades diarias.
El sector informático, en un alto porcentaje, lo que vende es tiempo, usado en generar propiedad intelectual, desarrollar sistemas, aplicaciones y animaciones, entre otros ejemplos.
Entre las opciones para el tren recomendaríamos la elevada, dada nuestra incultura vial, tanto de vehículos como peatonal, lo que hace alto el riesgo de accidentes.
La situación se agrava más en el caso de los padres de familia, que no solo enfrentan el estrés de estar puntuales en el trabajo sino también pierden el tiempo con los hijos, incluso tienen que pagar.

Yolanda Fernández

Presidenta
Cámara de Comercio

Efectivamente el contar con un tren urbano mejoraría la productividad y la calidad de vida de las personas, ya que en promedio los costarricenses tardan unas tres horas desplazándose cada día.
Este medio de transporte a su vez beneficiaría al comercio, ya que en promedio en Costa Rica las cargas se desplazan a 17 km por hora, mientras que en Europa el promedio supera los 50 km por hora.
Además, disminuiría el nivel de emisiones.
En cuanto a las opciones de elevado o de superficie, los expertos deberán determinar cuál es la recomendada para el país, dadas las condiciones actuales.

Muni Figueres

Presidenta
Cacore

El aporte de un moderno tren urbano sería enormemente positivo.
Hoy en día las personas que utilizan transporte público para movilizarse tienen que invertir las horas, que no pasan con sus hijos.
Muchas madres tienen que pagar dos horas más por día de cuido de sus hijos, pues deben pasar el tiempo en las presas interminables.
Es un problema tanto social como productivo.
No tengo criterio técnico para discernir entre las opciones; sin embargo, me gustaría tener un metro como el de Panamá.

Ricardo Castro

Comité de Infraestructura
Cámara de Construcción

La gente toma más de dos horas diarias en promedio en ir y venir del trabajo, lo que evidencia la necesidad de un sistema eficiente de movilidad, incluido un tren urbano, que mejoraría la calidad de vida urbana.
No se trata solo del tren, sino un sistema eficiente de movilidad, tomando en cuenta las terminales, que permiten el cambio al sistema de buses.
En algunos tramos, el tren deberá ser a nivel, dado que las condiciones lo permiten siendo que los cruces con las vías vehiculares no crean mayor conflicto, mientras que en otros la vía férrea debería ser en pasos a desnivel.
Deben realizarse los estudios de factibilidad necesarios para cada uno de los escenarios planteados.

Elías Soley

Presidente
AmCham

Apoyamos el tren rápido, e instamos al nuevo Gobierno a que tome como prioridad este proyecto, aprovechando la gran cantidad de estudios técnicos que se han hecho por más de una década.
El tren urbano es importante, tanto para la calidad de vida de los ciudadanos como para las principales cadenas de valor del país, como las empresas de mano de obra intensiva, el resto del comercio e industria.
Se convertiría en la columna vertebral del sistema de transportes en la GAM y generaría un círculo virtuoso si se lograra integrar con la sectorización de transporte público y otros medios como taxis y bicicletas.

Franco Pacheco

Expresidente
UCCAEP

El país está urgido del transporte público eficiente, lo cual ayudaría a mejorar la paupérrima situación vial que afecta a quienes transitan dentro de la GAM, así como la calidad de vida y la productividad.
Para que esta situación tenga un impacto positivo debe planificarse de la mejor manera, integrando a todos los sectores relacionados y definiendo los mecanismos más adecuados para la realidad costarricense.
En virtud de la situación económica en la que se encuentra el país es importante que el nuevo gobierno impulse el desarrollo de una alianza público-privada, para que la construcción del tren urbano se realice de la forma más eficiente.

 


Ver comentarios