Una máquina que debe brillar
Enviar

Una máquina que debe brillar

Alemania deberá olvidar sus últimas decepciones y luchar por su cuarto título

Alemania llega obligada a dar ese gran salto. Nunca, jamás ausente de las quinielas, pase lo que pase, en los últimos mundiales se ha quedado a pocos pasos de levantar su cuarta copa del mundo.

201406092153460.a33.jpg
En Corea y Japón 2002 perdió la final ante Brasil, en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 terminó tercera. Desde Italia 90 las vitrinas de la Federación Alemana de Fútbol, en Frankfurt am Main, no reciben una Copa del Mundo. Es más, su último título fue la Eurocopa en Inglaterra 1996.
Ahora para Brasil 2014 llega con un grupo más fuerte que el de hace cuatro años, con más rodaje del que presentó en suelo africano. Talentos como Mesut Ozil o Thomas Muller ya saben lo que es un Mundial.
Su fútbol es más que conocido, los teutones son poseedores de un juego brutalmente efectivo, con destellos de explosividad al frente, pero con la suficiente inhibición para no descuidar ni su media cancha ni su cuadro bajo, un equipo perfectamente equilibrado que regala joyas de forma frecuente.
Joachim Löw, su técnico, ha logrado la conjunción perfecta de su equipo, además de potencializar los alcances individuales de cada uno de sus jugadores. Igualmente, le ha levantado el animo a un equipo que quedó lastimado en su orgullo.
“Confío plenamente en todos (los jugadores), así como en sus cualidades. Sé de lo que somos capaces; sé que tenemos posibilidades. Pero no soy profeta, aunque prometiese firmemente volver con la copa, no habría ninguna garantía de que fuésemos a ganar”, dijo en una entrevista para la FIFA.
Entre sus grandes bajas estará Marco Reus. El volante del Dortmund se lesionó el viernes pasado en un amistoso ante Armenia. “Para él y para nosotros es un golpe muy doloroso. Cuando supimos que tenía dañado el tobillo, sabíamos que todo había terminado”, comentó Löw.
Alemania estará en el Grupo G, uno de los más llamativos porque también se encuentran Portugal, Ghana y Estados Unidos. Aun así, son llamados a comandar y avanzar como primeros.
Lo cierto es que los germanos deben romper en este Mundial con la premisa de “América para los americanos” si quieren volver a saborear las mieles del triunfo.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios