Enviar

Se necesita invertir en procesos de mejoramiento para que nuestros deportistas puedan dedicarse por completo a su práctica y obtener el roce internacional que les permita crecer

Una llama de esperanza

La participación de los atletas costarricenses que compitieron en Panamá y El Salvador, durante los recién finalizados Juegos Centroamericanos, enciende una llama de esperanza, que nos hace pensar en un futuro más promisorio para el deporte nacional.
No obstante, aquello es tan solo una llama, no hay que dejar que se apague y más bien se debe procurar convertirlo en antorcha que alumbre el camino por el cual transiten nuestros principales deportistas, buscando alcanzar el alto rendimiento y con esto, resultados en el nivel internacional y que nos permitan salir del anonimato y la mediocridad.
Está claro que países como Guatemala y El Salvador se nos han adelantado en esta empresa, fortaleciendo con mayor presupuesto el deporte, y con resultados que saltan a la vista, principalmente cuando se realizan las justas del área.
También debemos estar conscientes y aceptar que el segundo puesto que logramos habría sido el tercero, si los guatemaltecos hubiesen competido.
No obstante, lo bueno para Costa Rica fue que supo responder al reto que se le exigía; hay un mejoramiento en nuestro deporte pues se logró el segundo puesto superando al anfitrión Panamá, que participó con mayor cantidad de atletas y que cuenta con deportistas de muy buen nivel también.
Por eso, se puede considerar que Costa Rica dio un paso al frente en su lucha por crecer en el deporte competitivo y especialmente el de alto rendimiento; ahora, la pregunta es si nos atreveremos a dar otro paso, o nos quedaremos esperando a que nos alcancen y superen los demás países centroamericanos y continuemos por el camino que traíamos hasta hace poco tiempo.
Las autoridades deportivas tienen la palabra. Material humano hay, infraestructura tenemos y se puede mejorar, lo que se necesita es invertir en los procesos de mejoramiento para que nuestros deportistas puedan dedicarse por completo a su práctica y obtener el roce internacional que les permita crecer.
Si queremos medallistas en competencias de más alto nivel que los Juegos Centroamericanos, como son por ejemplo, los Centroamericanos y del Caribe, los Panamericanos, los mundiales y las Olimpiadas, el Gobierno, el Comité Olímpico Nacional y la empresa privada deben volcarse para invertir en el deporte.
Ver comentarios