Enviar

Una historia curiosa

201211292348220.m5.jpg

La genética ha intervenido en la solución de famosos crímenes, pero también en determinar de dónde provienen originalmente ciertas cepas de vino.
La historia de la uva Zinfandel (si alguien tiene la historia del origen del nombre ¡pásemela por favor!) que se creía en los años 60 que era originaria de California, se descubre posteriormente que no, que más bien es originaria de otra uva de la región de Puglia, Italia, (la cepa Primitiva) y que a su vez deriva de otra que provenía de Croacia (Crljenak Kasteljanski... atrévase a pronunciarlo).
El asunto es que después de todos estos enredos aclarados, la uva conocida como Zinfandel, que a través del tiempo desarrolló su propio carácter diferenciado de la original, sigue y seguirá siendo la bandera de California como lo es Carmenere de Chile, Sauvignon Blanc de Nueza Zelanda y Malbec de Argentina, entre otras.
La uva Zinfandel es negra o roja como mejor se desee describirla y produce vinos de diferentes tipos que pueden ser tánicos y robustos hasta alcohólicos, picantes, especiados, dulces y floridos en versiones que llegan desde el tinto hasta el vino ruborizado (Blush Wine) que resulta ser un blanco más bien tirando a rosado e inclusive espumantes y hasta vinos fortificados que no pueden faltar.
Como vemos esta uva se prestó para la creatividad y le toca a usted terminar de completar la historia con su experiencia.
¡Buen provecho y hasta la próxima semana!

Ver comentarios