Enviar

Una empresa, muchas edades

En muchas compañías conviven hasta cuatro generaciones
Si en su trabajo tiene que convivir con personas de diferentes edades, no está solo, se estima que en México, Centroamérica y República Dominicana, un 16% de los empleados convive con cuatro generaciones, mientras que el 85% por lo menos tiene a tres generaciones juntas.
Este fue el resultado de un reciente estudio de la empresa Manpower denominado “Reescribiendo las reglas: La interacción generacional en el trabajo”.
Estas generaciones son la “tradicionalista”, nacidos antes de 1946; los “baby boomers” que nacieron entre 1946 y 1964; la generación “X” que actualmente tiene entre 34 y 45 años, y la “Y”, que son aquellas personas con edades entre 13 y 33 años, y que también son llamados la “net generation”, porque nacieron con Internet.
A ellos se suma una generación más que es la “Z”, que no se contempló en el estudio porque son los menores de 12 años.
Cada generación tiene características propias, sin embargo debido a ciertas influencias puede combinarlas con algunas de otro grupo.
“Por ejemplo el liderazgo para el tradicionalista tiene que ver con jerarquía, son personas que trabaja para el dueño de la compañía y hay que respetar lo que dice, por lo que el crecimiento que se da es vertical”, comentó Eric Quesada, director regional de Manpower Centroamérica y República Dominicana.
Mientras que el “baby boomer” lo que busca es un consenso, un sistema de trabajo en equipo; para los “X” lo más importante es la competencia, por eso se dice que es el más conflictivo.
“La generación ‘Y’ es global, tiene contactos en cualquier parte del mundo, la comunicación no es un problema. Además vive preocupada por conservar el mundo, se cuida en la alimentación, trabaja más en el colectivo”, agregó Quesada.
Esta generación cuestiona porque quiere entender lo que quiere hacer, los tradicionalistas reciben órdenes y las cumplen, los “baby boomers”, si les gusta, lo hacen con entusiasmo, pero si no odian a su jefe, mientras que los “X” buscan la forma de ser autónomos y tomar la decisión primero.
Ante tal diversidad el reto de los empleadores es lograr la convivencia.
“Necesitamos entender y respetar las formas de trabajo de cada quien, no imponer estilos de trabajo. Tenemos que considerar que las perspectivas, motivadores y formas de pensamiento son diferentes”, recomienda Quesada.
Se estima además que mediante la creación de equipos multigeneracionales, se pueden cruzar las fronteras del tiempo, en el conocimiento, experiencia y habilidad, y reconocer el valor de cada individuo, a criterio del sitio advice-business.com

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios