Una discusión patriótica
Enviar

Es inaceptable que cada año sobren miles y miles de millones de presupuestos no ejecutados, incluso en áreas prioritarias como salud y la misma seguridad

Una discusión patriótica

La discusión del presupuesto estatal para 2012 por parte de la Asamblea Legislativa a partir de esta semana, arranca en medio de denuncias y cuestionamientos entre quienes apoyan el plan de gastos y quienes lo objetan.
Esto no parece distinto a lo ocurrido año con año en el Congreso, excepto que en esta ocasión se está a las puertas de un nuevo Plan Fiscal que promueve la inyección de más recursos para el Estado y sobre el cual se ha hablado de acuerdos entre el oficialismo y algunos sectores de la oposición.

La necesidad de nuevos recursos es una queja recurrente de cada gobierno de turno. El despilfarro, por su parte, es el principal cuestionamiento de quienes se desempeñan desde los partidos opositores.
Esta es una disyuntiva que de entrada parece difícil de resolver. Lo más probable es que ambos tengan algo de razón.
Es innegable que el gobierno siempre requiera más dinero para poder hacer frente a los problemas que enfrenta el país, rezagado en temas como infraestructura y seguridad, tal y como lo resaltaba hace algunas semanas el Estado de la Región en su último informe.
Sin embargo, es inaceptable que cada año sobren miles y miles de millones de presupuestos no ejecutados, incluso en áreas prioritarias como salud y la misma seguridad.
Por ello guardan razón quienes desean esculcar casi con lupa el plan de gastos del Gobierno, siempre que esta sea una tarea constructiva y de reordenamiento, y no una simple estrategia para presionarlo políticamente.
Es aquí donde consideramos inaceptable que en medio de una discusión de este calibre, con la importancia que existe alrededor del Presupuesto Nacional, se estén dando supuestas presiones y amenazas —como lo denunció ayer el legislador Luis Fishman— para que el plan sea aprobado sin mayor discusión.
Los costarricenses merecemos un análisis concienzudo del tema, merecemos que haya una discusión patriótica sobre el presupuesto, y no una puja político-partidaria, como parece ser en lo que se ha convertido el Congreso cada noviembre.

Ver comentarios