Una quimioterapia deportiva
Un cuerpo fuerte físicamente ayudará a sobrellevar de mejor manera los tratamientos de la quimio. Archivo/La República
Enviar

Para luchar contra una de las enfermedades más mortíferas, lo peor que se podría hacer es echarse a llorar y caer tendido en una cama.

En Costa Rica. miles de personas tienen un familiar cercano, amigo o conocido que haya fallecido o esté sufriendo de cáncer.

A pesar de ser un momento difícil de afrontar, los mismos oncólogos y médicos expertos en el tema aseguran que realizar actividad física es fundamental para prevenir la enfermedad, y es favorable practicar deporte durante y después de este proceso.

En el tratamiento de quimioterapia se usan diversos medicamentos para combatir el cáncer y esto puede generar fatiga y cansancio, entre otras cosas.

Sin embargo, estudios recientes llevados a cabo por el profesor Neil Aaronson del Instituto Holandés del Cáncer con énfasis en el cáncer de mama, han asegurado que hacer deporte es beneficioso para la salud de los pacientes porque al mantenerse en actividad la sensación de desgano desaparece.

Aaronson dividió en tres grupos a las pacientes con cáncer de mama que quisieron ser partícipes.

El primer grupo se especializó en ejercicios aeróbicos y de fuerza bajo la supervisión de un fisioterapeuta mientras el segundo grupo hizo ejercicio aeróbico en el hogar a baja intensidad en compañía de un enfermero; el tercer grupo no hizo deporte.

Este estudio arrojó como resultado que todas las mujeres que hicieron ejercicio tuvieron menos náuseas, dolores y fatiga que aquellas del tercer grupo que no hicieron nada.

Por otro lado, el profesor destaca que el deporte hace que quienes estén en tratamiento de quimioterapia se sientan mejor anímicamente, aunque no se ha podido comprobar mejorías en el resultado de la quimio.

Independientemente del tipo de cirugía al que se someta, es importante hacer ejercicio después de la operación.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer indica que estas mujeres deberían hacer ejercicio para recuperar el movimiento y la flexibilidad de sus hombros y brazos, aunque es importante consultarlo con un especialista, dado que hay ejercicios que no deberían llevarse a cabo hasta que los tubos de drenaje o los puntos no se hayan quitado.

Las mujeres deben trabajar el antes y el durante, no obstante la prevención es el primer paso.

Los recientes estudios demuestran que la relación entre cáncer, sobrepeso y obesidad es cada vez más clara.

El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer también señala el incremento de la evidencia científica sobre la disminución del riesgo de desarrollar muchos de los cánceres por la práctica de ejercicio físico.


Antes de ejercitarse


• Obtener la aprobación de su oncólogo antes de comenzar un programa de ejercicios

• Monitorización de los signos vitales (temperatura, frecuencia cardiaca, presión arterial, frecuencia respiratoria)

• Realizar ejercicio con un compañero o profesional por razones de seguridad

• Evite lugares donde puede haber un mayor riesgo de exposición a la infección viral y/o bacteriana

• Evite nadar si se somete a tratamientos de radioterapia o si tienen un catéter permanente.

Fuente: AltaFit

 


Ver comentarios