Logo La República

Jueves, 17 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


Una gran lección para el movimiento nacional en huelga

Alejandro Madrigal [email protected] | Viernes 30 noviembre, 2018


El voto de la Sala Constitucional dejó con las manos vacías a los actores que en esta coyuntura fiscal fueron mezquinos, miopes, intransigentes o que solo buscaron el beneficio particular y no el colectivo. Aquellos actores que se unieron o apoyaron el movimiento nacional de huelga pero no con el ánimo de aportar en algo a la mejora de la propuesta de reforma fiscal y del contexto fiscal en general, sino que solo se opusieron a todo lo propuesto, aportando poco o aportando cosas imposibles de lograr (que termina siendo más o menos lo mismo a nivel práctico). ¿Cuáles actores?:


1. La dirigencia sindical en huelga y los huelguistas del Magisterio: nunca quisieron sentarse a negociar sobre la base de un proyecto, sino que fueron demasiado intransigentes en solamente exigir quitar de la mesa el único proyecto con viabilidad y empezar todo de cero, como si la discusión de reforma tributaria fuera nueva. Su cultura del "todo o nada", les está haciendo salir sin nada. Su oposición al plan fiscal por un tema de privilegios, más que por un tema país, también.


2. Los diputados de Restauración Nacional: nunca lograron entender el nivel de debate que requiere una reforma tributaria. Prefirieron apegarse a consignas populares, pero irresponsables, como no tasar la canasta básica para quedar bien con sus bases, sin importarles las consecuencias que eso tenía. Ambas facciones de Restauración se oponen al plan fiscal por motivos muy básicos y por llevarle la contraria al gobierno. Otro actor que perdió la oportunidad de incluir algunas reformas serias dentro del proyecto. Tener diputados con un nivel tan básico de discusión es peligroso.


3. La dirigencia y la diputación del Frente Amplio: nunca lograron entender que la reforma perfecta no existe, que todos los actores deben conceder en algunas partes para alcanzar un consenso, que la economía del país está en emergencia y no hay tiempo para empezar un nuevo proyecto porque las consecuencias son peores que la reforma fiscal más regresiva. No entendieron que esto es también una cuestión de votos, que ellos solo tenían uno y que el oficialismo solo tiene diez, y que con 11 votos no se llega a ningún lado. Tampoco entendieron que esto no se trataba de tachar a quienes apoyamos la reforma fiscal de neoliberales. Muchos apoyamos la reforma justamente por un tema de justicia social, porque no hay nada más injusto que un Estado quebrado que no es capaz de proveer servicios y atender a quienes más lo necesitan. Terminan siendo neoliberales aquellos a quienes no les importa la crisis y que el estado deba entregar su economía al FMI porque no pudimos nunca reformar nuestro sistema tributario. Muchas de las reformas propuestas por el FA eran necesarias y deseables para el gobierno, y con una visión más estratégica, enfocada en lograr resultados y no en el suicida "todo o nada", estoy seguro que más de una hubiera entrado.


4. La Corte Plena del Poder Judicial: el perfecto ejemplo de un actor al cual solo le importaron sus intereses particulares y sus privilegios al margen de la emergencia que ocurre en la economía del país. Poco que rescatar. Estiraron demasiado argumentos de funcionamiento para decir que no pueden trabajar si les limitan en algo las salarios más inflados de ese poder. Tanto egoísmo y enajenación fue triste de verse en magistrados que deberían estar para servir al país, no para servirse. Enhorabuena que sus colegas de la Sala Constitucional los ubicaron.


Lo de anoche es una gran victoria para este gobierno, que desde inicios de la campaña dijo que este tema era urgente y que le entraría desde el día uno. Acaba de lograr lo que ningún presidente ha logrado en décadas. Pero sobre todo, es un victoria para el país, porque estamos logrando empezar a caminar en dirección contraria a la de la crisis, por primera vez en mucho tiempo. Porque por fin logramos ponernos de acuerdo en una reforma que requeríamos hace décadas. Sin un Presidente, una Ministra de Hacienda, una Presidenta Legislativa, un jefe de fracción oficialista y fracciones de oposición responsables en este tema como los que hay ahora, esto no sale.


Estamos claros en que no perfecta y no es suficiente, pero es sumamente necesaria. Y probablemente sea la más grande que el país necesita en estos años. Tienen que venir otras, no solo en temas de impuestos, para poder decir que efectivamente la crisis nunca llegará a Costa Rica.








© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.